Vicioplanet

Análisis Assassin’s Creed Unity

Un año más, Ubisoft nos deleita con un nuevo Assassin’s Creed, aunque esta vez con doble ración gracias a Assassin’s Creed Rogue para consolas de pasada generación (PS3/360) y Assassin’s Creed Unity para las nuevas Xbox One, PS4 y PC (aunque nadie duda que Rogue aparecerá próximamente “remasterizado” en estas últimas). A pesar de la saturación que vive la franquicia, eran muchas las expectativas con Unity, un juego que prometía aprovechar el potencial de la Next-Gen, además del atractivo de su nuevo marco histórico, nada menos que la Revolución Francesa y la siempre preciosa ciudad del amor, París. ¿Qué podía salir mal?

Antes de entrar en materia, quisiéramos remarcar la precipitación que ha tenido Ubisoft en lanzar el juego para llegar a la campaña de navidad. Un hecho que ha llevado a sacar al mercado un producto que no estaba terminado y le faltaban, como mínimo, tres meses de desarrollo (y eso que, según dijeron, había 10 estudios tras el proyecto). Es por ello que en el momento del lanzamiento del juego, este presentase numerosos problemas en forma de bugs, glitches y demás errores técnicos a consecuencia de esta falta de tiempo –por no mencionar el frame-rate inestable, en muchos momentos por debajo de los 15fps, que lo hacían injugable–, lo que obligó a la compañía a pedir disculpas públicamente por todo el desaguisado. Desde Vicioplanet hemos preferido esperar un tiempo prudencial para que corrigieran el juego y poder analizarlo como es debido. Cuatro parches llevan hasta la fecha (7GB), con el consiguiente error para algunos usuarios de Xbox One que les obligaba a descargar 40GB del juego.

Assassins Creed Unity Screenshot

Assassin’s Creed Unity nos pone en la piel de un nuevo asesino, Arno Víctor Dorian, un joven aristócrata de familia burguesa que presencia la muerte de su padre cuando era un inocente niño. Al crecer, esa muerte motiva una sed de venganza que lo llevará a la eterna batalla entre asesinos y templarios mientras persigue su amor platónico de adolescente, Élise de la Serre. Un argumento que se basa en exceso en la relación entre nuestro protagonista y su amiga de la infancia, dejando de lado el hilo argumental principal de la saga y presentándonos a un personaje plano y sin personalidad (muy lejos del gran Ezio Auditore da Firenze).

La historia pasa muy de puntillas por todo el conflicto al que evoca y los motivos que mueven a la gente a salir en masa a las calles quemándolo todo y a guillotinar a corruptos, en esa transformación de la política y la sociedad del siglo XVIII –no queremos tener que leer y empaparnos de manuscritos y coleccionables para enterarnos de qué va el asunto–. Ni tan siquiera la aparición de personajes históricos como Napoleón Bonaparte o Robespierre, únicamente para maquear un poco todo este contexto, consiguen atraer al jugador hacia una trama más interesante y menos desganada que la que nos encontramos. No han sabido encontrar motivos para aprovechar los grandes episodios que brinda un marco histórico como la Revolución Francesa y parece no importar esa relación entre asesinos y templarios, ni tampoco el credo.

Assassins Creed Unity Screenshot

Todo el peso del juego recae en la capital francesa, la auténtica protagonista de esta aventura. Una ciudad recreada a escala con mucho mimo y que recoge cada detalle al milímetro para albergar numerosos parajes y recovecos con los que realizar un sinfín de actividades (muy Ubisoft). Multitud de personajes (NPC’s) en pantalla para plasmar de una forma fidedigna toda esa revolución que dejó en vilo a la sociedad francesa de finales del siglo XVIII. Soberbio el trabajo artístico a la hora de recrear los iconos más emblemáticos de la ciudad de París como Versalles, Louvre, La Plaza de la Concordia, La Bastilla, Saint Chapelle, el Palacio de Luxemburgo, Los Inválidos o la mítica Notre Dame, entre otros, con un extraordinario y enfermizo nivel de detalle (tanto del exterior como del interior).

Assassins Creed Unity Screenshot

La trama del presente es todavía menos interesante y, desde la desaparición de Desmond Miles en AC3, sigue dando tumbos sin un rumbo fijo y pegando palos de ciego. Ahora somos nosotros mismos jugando a un videojuego de Industrias Abstergo para un grupo de hackers (los nuevos asesinos) buscando información sobre Los Sabios. No hay ni rastro de ese vínculo entre el presente y lo que vivimos en el Animus (pasado), una verdadera pena.

El juego no busca reinventar nada y, una vez más, apuesta por esa exitosa fórmula de mundo abierto por explorar y toneladas de misiones con las que mantener el nivel de interés a cambio de jugosas recompensas y la exploración del mapeado a través de atalayas, aquello que tanto gusta a los fieles seguidores de la franquicia. Vuelve la verticalidad, esa esencia de la saga que, en cierta forma, se perdió con las dos últimas iteraciones americanas, para volver a sus orígenes manteniendo inalteradas sus bases y mecánicas.

Assassins Creed Unity Screenshot

Cambios jugables: una de cal y otra de arena

Tras seis entregas (sin contar portátiles) Ubisoft Montreal se ha decidido a revisar y rediseñar el sistema de Parkour. Ahora ya no vamos solo en línea recta sino que existen diagonales, un nuevo sistema de descenso y unos saltos muy mejorados, no solo por sus animaciones, sino por el control que tenemos en todo momento y los agarres. Las persecuciones y huidas también se ven beneficiadas gracias a la opción de sortear obstáculos que bloquean nuestra carrera saltándolos o deslizándonos por debajo, convirtiéndolas en mucho más limpias y ágiles. El acceso a interiores de edificios es una mecánica que ha ido ganando protagonismo entrega tras entrega, y en esta ocasión nos encontramos con unos mapeados pensados para acceder a ellos, aunque la respuesta no es del todo satisfactoria, quedándose atascado en la pared la mayoría de las veces. El sigilo cobra gran protagonismo gracias a un interesante sistema de cobertura, heredado directamente de Splinter Cell (con la presencia de nuestra silueta para marcar nuestra última posición al ser detectados), aunque este no funciona tan bien como en el título de Sam Fisher ni los escenarios han sido diseñados para ello.

Assassins Creed Unity Screenshot

El combate también ha sufrido grandes cambios, aunque esta vez a peor. El principal problema es tener que seleccionar el arma que queremos usar sin posibilidad de llevar varias y sin opción de seleccionarlas mediante la cruceta del pad. En esta ocasión nos obliga a cambiar el arma principal mediante el menú de Pausa, algo realmente incómodo en pleno combate. Nuestros enemigos nos atacan en masa sin esperar su turno y desde distintos flancos, lo cual nos pondrá las cosas más difíciles (sin duda morimos más y en ocasiones la mejor opción será la huida). Eso sí, sigue abusando del clásico sistema de parar-esquivar y atacar, con el que lo resolvemos casi todo.

La mecánica de asesinatos ha sido revisada y nos presentan distintas formas de afrontar cada situación, alejándonos de esa linealidad y ofreciendo alternativas al jugador. Ahora hay que planear la forma de acercarnos a nuestra víctima, que suele estar bien protegida, y estudiar bien el entorno y los personajes de los que podemos ayudarnos para crear nuevas oportunidades, puntos débiles dónde sacar provecho para lograr nuestro objetivo. Buenas intenciones sobre el papel pero que, a pesar de estos esfuerzos, una vez descubres estas posibilidades no son tan determinantes como podría parecer en un principio y resulta muy tentador optar por la vía más directa e indiscreta.

Assassins Creed Unity Screenshot

La personalización del personaje va más allá de lo meramente estético, pues cada pieza tiene un nivel que mejora aspectos como la Salud, el Sigilo, ataque a Distancia o el Cuerpo a Cuerpo, el eje principal del progreso de nuestro personaje. A medida que avancemos en las misiones y realicemos actividades, obtendremos Puntos de Asesino que podremos invertir para aprender nuevas habilidades, divididas nuevamente en estas cuatro categorías. Estas características aportan un interesante componente estratégico y marcarán nuestro estilo de juego (¿queremos actuar desde la sombra como un auténtico asesino o preferimos otra opción más guerrera?, ¿un ataque más cercano u optamos por la distancia?).

Tampoco faltan las misiones secundarias y demás actividades opcionales, algo vacías en esta ocasión, que se limitan a ir a hablar con un personaje para que te envíe a hacer de recadero y volver para finalizar la misión. Es de agradecer que no hayan incluido minijuegos absurdos e intenten innovar con actividades de detective en las que ir recopilando pistas en la escena del crimen (ayudándonos por el sentido del águila) y detectando mentiras en las declaraciones de los testigos, o nos ofrezcan saltos temporales a la preciosa París de la Belle Epoque del siglo XIX en las misiones de Distorsión Helix para ayudar a otros usuarios atrapados en el portal haciendo parkour rápidamente por la ciudad. Actividades que, pese a alejarse de la esencia asesina de la saga, siempre vienen bien para desconectar un poco.

Assassins Creed Unity Belle Epoque Screenshot

Atractivo modo cooperativo

La novedad principal en el apartado multijugador viene de la mano de las misiones cooperativas o de Robo y Saqueo, que responden a las exigencias de lo que demandaba la comunidad. Atrás quedaron esas escaramuzas competitivas de anteriores entregas y ahora podemos juntarnos con otros tres amigos para realizar divertidas y extensas misiones cooperativas con distintos objetivos por cumplir que se desarrollan al mismo tiempo que la campaña para un jugador y que, estas sí, tienen mayor relación con todo ese conflicto de la Revolución Francesa que exigíamos al inicio. Misiones de una duración aproximada de 30 minutos y en las que,  pese a poder jugarse también en solitario, están más pensadas para efectuarse en equipo dado que la comunicación con el grupo es esencial para atacar distintos objetivos simultáneamente.

Assassins-Creed-Unity-Screenshot5

 Nula optimización del hardware

Nadie puede negar lo bonito que se ve Unity, tan solo hay que ver estas imágenes para darse cuenta de lo preciosa que ha quedado reflejada la ciudad de París de finales del siglo XVIII. No obstante, y a pesar de la instalación de 47GB y los cuatro parches que han aparecido hasta la fecha, la optimización del juego deja mucho que desear: tiempos de carga desesperantes (al iniciar secuencias, al tomar el viaje rápido, etc.), imprecisiones en el control del personaje, popping a mansalva (objetos y personajes que aparecen de repente delante nuestro) o una tasa de imágenes que roza lo inaceptable (oscilando entre los 20 y 30 fotogramas), demostrando que el motor AnvilNext no puede mantener una estabilidad en los 30fps (lo mínimo exigible) con 900p, por no hablar de los bugs y errores que todavía quedan por resolver.

Gráficamente, y como ya hemos comentado anteriormente, destaca por encima de todo la recreación de París, con montones de detalles y una gran cantidad de personajes en pantalla (todos ellos con comportamiento propio). El modelado de estos es algo pobre debido al exceso de ambición por querer mostrar tantos elementos poligonales cuando, quizás, con menos gente hubieran conseguido el mismo efecto; Y no solo en los personajes sino en el acabado del agua del río Sena (infinitamente mejor en los mares caribeños de Black Flag). Todo lo contrario del sistema de iluminación, el mejor de toda la saga con diferencia (increíble el destello del sol al salir de una catacumba o del interior de un edificio), unas animaciones mucho más realistas o unos rostros más nítidos.

Assassins Creed Unity Screenshot

En el apartado sonoro no hay mucho que destacar, a excepción del bochornoso doblaje de Napoleón (a cargo de Christian Gálvez), que desentona completamente y afea un conjunto notable (como es habitual en la compañía). La Banda Sonora no deja huella como sí hicieron los bucaneros de Black Flag o el grandioso Assassin’s Creed II. Temas que únicamente sirven para acompañar pero a los que les falta ese punto de epicidad que sí tenían las entregas mencionadas.

Reyes Muertos

Debido a todos estos errores en lanzamiento del juego y a las consiguientes quejas de los jugadores (con toda la razón del mundo), Ubisoft se vio en la obligación (muy a su pesar) de regalar este primer DLC que pretende alargar las vivencias de Arno para investigar los secretos de las tumbas de los reyes de Francia en las catacumbas de la Franciade (los suburbios de la capital francesa que, años después, acabarían tomando el nombre de Saint Dennis) y recuperar unas misteriosas reliquias. Una trama que se sitúa tras los acontecimientos del juego original (secuencia 13).

Assassins Creed Unity Reyes Muertos Screenshot

Se trata de unas misiones de puzles y plataformas que recuerdan en gran medida a las Guaridas de Rómulo en La Hermandad, con alguna reminiscencia de la serie Zelda. En ellas debemos resolver, candil en mano, una serie de rompecabezas para abrirnos paso por los oscuros, estrechos y laberínticos túneles de esta humilde zona de París sorteando ratas y demás bichos que nos barren el paso.

Nuevos enemigos (los Saqueadores), nuevas misiones secundarias (Historias de La Franciade), nuevo traje (Máscara de Hierro) y nuevos coleccionables (Bicornios de Napoleón) para una expansión que no aporta nada a la historia principal, únicamente ver la evolución y madurez de nuestro protagonista, y que sigue las mismas pautas sosainas del juego original.

 YouTube Preview Image

Maravillosa recreación de París, con un nivel de detalle y de realismo extraordinarios
El sistema de iluminación
El nuevo modo cooperativo
Profundidad del personaje y sus atributos, con un interesante sistema de progresión
Inmensa cantidad de contenido

Precipitación en el lanzamiento. Aún a día de hoy sigue habiendo errores técnicos y bugs por resolver
La tasa de imágenes por segundo (por debajo de los 30fps), a pesar de los parches
Argumento insulso y sin ganas, con un marco histórico absolutamente desaprovechado
Tiempos de carga exasperantes
El nuevo sistema de combate no termina de convencer
El doblaje de Christian Gálvez es una dura patada a nuestro sistema auditivo. De lo peor que se ha oído jamás en un videojuego

Nota Assassins Creed Unity

VALORACIONES

El ansia y la precipitación de Ubisoft por sacar Assassin’s Creed Unity en las fechas habituales (para la campaña navideña) han llevado a lanzar un producto inacabado y que, sin ninguna duda, acaban pasando factura al producto. Como dice el maestro Miyamoto: “Un juego retrasado puede llegar a ser bueno, pero un juego hecho con prisas siempre será malo”.

A pesar de los esfuerzos por pulir los numerosos errores técnicos y terminar el trabajo, hay errores conceptuales y una nefasta optimización que difícilmente se solucionan con un parche. Es de agradecer esa revolución gráfica prometida más acorde con el hardware actual, uno de los pocos juegos que justificarían el salto generacional, pero se esperaba mucho más de lo que nos ofrecen a nivel técnico y jugable, y denotan cierto desconocimiento de estas nuevas máquinas y muchos deberes todavía por hacer.

Divertido por momentos (buenas opciones para asesinar y un cooperativo brutal) pero aburrido y sin chispa en muchos otros, Assassin’s Creed Unity se mueve en ese umbral de la indiferencia y se acerca peligrosamente a las desventuras del asesino Connor en AC3. Ni el inmenso contenido, el buen nivel de profundidad del personaje o la fascinante recreación de París logran desviar nuestra mirada y ocultar los problemas de un juego que se aleja del Assassin’s Creed definitivo que pretendía ser, que supone una decepción por lo que esperábamos y que no está a la altura de la saga. Requiescat in pace.

Comparte este artículo!

Acerca del Autor

Técnico informático titulado y veterano jugón desde tiempos ancestrales. Empezó sus andanzas con un MSX SONY HIT-BIT que le regalaron sus padres a la temprana edad de 6 años y la Atari de su primo. Posteriormente vinieron la NES, con la que pasó sus mejores momentos junto con su hermano, SuperNes, MegaDrive, N64, Dreamcast, etc., hasta las actuales de nueva generación (PS3, 360 y Vita). Administrador de esta humilde morada y coleccionista enfermizo de videojuegos retro

2 Comentarios

  1. Dani January 22, 2015 a las 8:24 am

    Otro al que ha decepcionado MUCHO este juego, y lo esperaba con ganas después de vendérnoslo durante meses con imágenes y vídeos, ocultando todo error que hubiera.
    No entiendo los motivos que han llevado a avanzar tanto el juego sabiendo perfectamente que no estaba terminado. Para hacer caja de cara a navidades? Hubieran hecho la misma caja si lo lanzan en enero, o más en caso de haber estado pulido.
    Ubisoft nos ha demostrado, una vez más, el porqué de su mala fama. Siempre decepcionando a los jugadores. Patético

  2. Musicgare January 22, 2015 a las 12:54 pm

    Genial análisis
    Me esperaba algo así, pero ni mucho menos tan bestia.
    A mi esta gentuza no me engañan más. Esto es una estafa en toda regla

Deja tu comentario