Vicioplanet

Análisis Batman: Arkham Origins

Batman vuelve a todas nuestras consolas de sobremesa (PS3, 360, WiiU) y PC con una aventura que pondrá el broche final a esta sorprendente saga de tres entregas que ya nos deleito y sorprendió en su día con Arkham Asylum y posteriormente con Arkham City.

A modo de precuela, Batman nos devolverá al mismo universo DC, pero años antes de los acontecimientos sufridos en en dicha primera entrega.

Esta vez los chicos de Rocksteady Studios dan el relevo a una filial directa Warner Bros, WB Games Montréal. Veremos si este cambio ha sentado bien a la saga, ha revolucionado la fórmula o por el contrario ha seguido por el camino continuista y sin arriesgar.

Batman Arkham Origins Screenshot

Gotham City y sus malhechores

Esta tercera parte nos traslada al pasado de Arkham City, la archiconocida Gotham City. En esta entrega, conoceremos el origen de muchos de sus malhechores, como Enigma, Máscara Negra, Pingüino, el Sombrerero, Cocodrilo Asesino, Anarky, Shiva o el Propio Joker. Incluso muy hábilmente el final de la historia empalma perfectamente con Arkham Asylum (entre otros guiños al resto de entregas y universo DC).

Todo comienza cuando un joven Bruce Wayne, bajo la máscara de Batman, en su gesta de erradicar la criminalidad creciente de Gotham, es perseguido por ocho de los peores mercenarios y criminales; y es que Mano Negra a puesto precio a su cabeza: 50 millones de dólares.

Nuestra misión está clara, acabar con cada uno de los ocho mercenarios y nunca mejor dicho, desenmascarar a Máscara Negra.

La trama es propia de cualquier entrega cinematográfica, e incluso una vez avanzamos en la historia y vamos realizando misiones secundarias, conocemos con más detalle este universo, gracias al planteamiento y los giros y enlaces argumentales. Por ejemplo, destaca la resolución de un tipo de misiones, centradas en la investigación de pruebas de asesinatos en las que podemos jugar con el tiempo a nuestro antojo. En términos generales, podríamos hablar de la mejor trama de la saga.

Batman Arkham Origins Screenshot

Jugabilidad deliciosamente clásica

De nuevo controlamos a Batman en tercera persona y destaca como no, su habitual surtido de golpes, aturdimientos, contraataques, combos y por supuesto sus gadgets.

Quizás echemos en falta cierta evolución en esta tercera entrega, aunque la exquisita jugabilidad y control característicos lo convierten en un mal menor. Podremos enlazar los clásicos combos de más de treinta o cincuenta golpes continuos entre un gran grupo de enemigos, combinándolos con  contraataques y aturdimientos.

Los clásicos gadgets de Batman vuelven a hacer acto de presencia, entre ellos nos reencontramos con los omnipresentes Batarangs, Batgarra, Gel Explosivo, Bombas de Humo, y otros ítems nuevos como la fantástica Garra Teledirigida, que permite trazar tirolinas, colgar a enemigos de salientes o dirigirles un extintor o bidón explosivo hacia ellos.

Batman Arkham Origins Screenshot

Muchas de las habilidades están desactivadas desde el inicio, pero gracias a los avances en la historia, así como los puntos de experiencia que conseguimos al acometer misiones y acabar con enemigos, iremos adquiriendo nuevas. Estos puntos de experiencia nos permitirán mejorar a Batman en tres ramas como son Combate, Sigilio y mejora de Gadgets.

La visión de detective vuelve a hacer acto de presencia, pero esta vez, como decíamos antes, se potenciará gracias a algunas misiones en las que deberán descifrarse escenas de un crimen como si de un CSI se tratase, incluso podremos simular el avance y retroceso del tiempo para descifrar el misterio.

La extensión del juego se alarga de las 10 horas que nos ocupará la historia (supone un 30% de consecución del juego, imaginaos…), hasta las 25 horas fácilmente, gracias al gran número de misiones planteadas por distintos malhechores repartidos por la extensa y abierta Gotham o ciertos desafíos de habilidades. Hablamos del tipo de misiones como salvar a un ciudadano de unos criminales, detener peleas con la policía, desactivar unas bombas en tiempo límite, destruir alijos de armas o irrumpir en conflictos entre bandas de la única forma que Batman sabe…

Batman Arkham Origins Screenshot

Una vez más, las misiones complementarias que más vuelven a sorprender son las del misterioso Enigma. No cuentan con el modo de resolución de la primera entrega en el que debíamos buscar los planos de cámara determinados para descifrar el símbolo de Enigma. Esta vez, se trata de desbloquear todas las torres de comunicación que ha montado nuestro enemigo por toda la ciudad. En las dos primeras, la historia nos obliga a desconectarlas sí o sí, pero a posteriori será una opción que tendremos. Con el agravante de no poder entrar en alguna de ellas hasta que no encontremos el Gadget determinado o consigamos la mejora pertinente de Batman (como los guantes eléctricos, el disruptor de señal o el garfio teledirigido, entre otros). Si eso no resulta poco, además deberemos destrozar cada uno de las antenas de señal repartidas por la basta Gotham y encontrar los paquetes de datos que dicho archienemigo, se ha dedicado a esconder. Si bien es cierto, que una vez desactivemos la antena de turno, toda la zona mostrará en el mapa la ubicación de cada uno de estos objetos.

Desde un inicio podemos campar a nuestras anchas por la ciudad, y hablamos de un tamaño considerable, eso sí aprovechado en sus tres dimensiones, y en especial en latitud. Quizás el diseño recargado, megalómano y excesivo de algunas construcciones nos hagan pensar que muchos de los rincones accesibles en cada edificación son prescindibles. Quizás se podría haber dotado de más sencillez en las estructuras y haber aprovechado mejor estos espacios muertos y recovecos inútiles.

Batman Arkham Origins Screenshot

Si el extenso modo historia os parece poco, podremos jugar de nuevo al típico modo desafío (clásica arena dónde es imperativo acabar con las hordas de enemigos de una forma concreta), también desbloquearemos un nuevo modo de dificultad más alto.

El Online sin ser nada revolucionario, nos hará hechar un buen rato, aunque hay que pensar en él como un complemento que alargará la vida del juego. En partidas de hasta 8 jugadores, controlamos de forma aleatoria a miembros de tres grupos (tres villanos de Bane, tres más de Joker y los dos superhéroes, Batman y Robin). Se trata de intimidar a los equipos rivales acabando con ellos y consiguiendo zonas. Además tiene un buen grado de personalización y de puntos de experiencia que nos permitirán mejorar al personaje con ítems característicos de cada bando (como Batgarras, gel explosivo, drones, etc.). Efectivamente el planteamiento de este modo, por primera vez en la saga es un acierto, y pese a no ser nada revolucionario, está bien implementado, aunque tan sólo podremos seleccionar entre cuatro mapas y un sólo modo de juego.

Batman Arkham Origins Screenshot

Aspecto técnico también continuista

En cuanto a los gráficos, nada nuevo a destacar. En general, cuenta con un aspecto notable en general típico de la saga, aunque después de varios años desde la primera entrega, y en especial con los últimos trabajos vistos por estas fechas, está lejos del podio conseguido antaño y se le achaca cierta obsolescencia.

El motor Unreal nos presenta una ciudad abierta y de un tamaño considerable, aprovechando todas sus tres dimensiones, con algunos efectos de luces y sombras acertados y un diseño de personajes logrado, destacando especialmente las animaciones e integración de los movimientos de Batman. Destacan especialmente los escenarios interiores (edificios, alcantarillas, cárcel,…), por encima de los escenarios exteriores, los cuales pecan en exceso por ser demasiado recargados y barrocos, con sensación de no cuidar demasiado algunos detalles. Tampoco existen ciclos entre día y noche, lo cual mantiene fiel la esencia del Caballero Oscuro, pero vuelve monótona toda escena.

Batman Arkham Origins Screenshot

Por otro lado, el mal común de este motor vuelve a hacer acto de presencia, y si no es muy general, la carga tardía de algunas texturas, en algún caso puntual, ha llegado a ser alarmante. Aunque lo más destacable son las bajadas de framerate  en momentos con mucho enemigo en pantalla y en especial en aquellos en los que nos lanzamos en picado al suelo desde gran altura. También ciertos bugs gráficos como un clipping de polígonos, una niebla demasiado cercana y muchas texturas pobres empañan este aspecto, ya algo desfasado.

Si bien el aspecto gráfico tiene ciertas lagunas, el apartado sonoro destaca por su soberbio trabajo y exquisitez. Con un doblaje sublime, una vez más las voces al castellano cuentan con un grado de interpretación de cine. Todo ello, aderezado con una Banda Sonora a la que la distribuidora Warner Bros nos tiene acostumbrados, y al nivel de las películas de Batman. Sin duda un trabajo intachable.

 YouTube Preview Image

Historia y Trama Trabajada
Duración del juego
Apartado jugable característico de la saga
Apartado sonoro en todos sus aspectos.

Continuista sin apenas novedades (a excepción del Online)
Los puzzles de Enigma sin la originalidad de los de la primera entrega
Bugs gráficos y puntualmente jugables.

Nota-Review-Batman-Arkham-Origins

VALORACIÓN

Estamos ante el broche final de Batman en esta generación, y lo hace de la forma más continuista posible, acabando una de las sagas más sorprendentes y “Must Have” de esta generación. Quizás peque de no sorprender como antaño, pero lo que está claro es que no defraudará a seguidores del Caballero Oscuro, e incluso aquellos que no hayan jugado a ninguna entrega, tienen la oportunidad de oro para empezar con esta entrega.

El aspecto sonoro es simplemente sublime, y el técnico, pese a cumplir correctamente, no está exento de ciertas lagunas que empañan el resultado final y que incluso están por debajo de las dos entregas anteriores.  También se agradece la inclusión de un modo Online, que tampoco destaca especialmente pero divierte y alarga unas horas a la ya de por si extensa propuesta.

Comparte este artículo!

Acerca del Autor

Jugón desde la época de los Cassettes, con serias intenciones de montar un golpe de estado para que vuelvan los cartuchos. Se mueve en el entorno laboral financiero, nada que ver con los videojuegos ni la tecnología, y hasta aquí puedo leer. Un crack de las consolas, obsesionado en conseguir trofeos (logros no, que no tiene 360), pero un verdadero patán con los ordenadores (tan solo capaz de usar el pack del Office y el Lotus) y todavía peor en las redes sociales, hasta el punto que hay que llamarle para decirle que tiene un mensaje en Facebook.

3 Comentarios

  1. Clark November 21, 2013 a las 8:12 am

    A mi personalmente me ha encantado. Como bien dices, en cuanto a trama es el mejor de los tres. Lástima que ciertos detalles no estén tan pulidos como hacía Rocksteady.
    En cuanto a lo de continuista, pues sí, lo es, pero de unas mecánicas que ya eran perfectas y han creado tendencia en el mundo del videojuego (copiadas por multitud de títulos). De hecho para mi eso es una virtud y no un defecto.
    Arkham City ya era un juego PERFECTO, y en este Origins WB Montreal ha seguido esa línea rayando a un buen nivel en cuanto a implementación (cierto es que tenían una buena base y las herramientas adecuadas). Siempre es de agradecer una iteración que guarde los valores técnicos y jugables que han caracterizado a los anteriores juegos de la franquicia, y no creo que sea algo reprochable.

    Una cosa que no mencionas y, para mi, es lo mejor del juego, son los formidables enfrentamientos contra los jefes, mucho mejores que en los anteriores juegos. Ya solo por esto, este Origins es una compra obligada.

  2. Lolo November 23, 2013 a las 11:46 pm

    Buen análisis de este tremendo juego, aunque veo la nota algo baja (es mi opinión).
    Opino lo mismo que Clark, los enfrentamientos con los jefes son brutales, muchísimo mejores que en los anteriores juegos de la saga.

  3. McRillo November 24, 2013 a las 8:12 pm

    Tenéis toda la razón del mundo en cuanto al tema de los combates con los Big Boss, con mejor planteamiento y desarrollo de la saga.
    Aunque creo que la nota, sin ser mala nota, se argumenta en parte por ciertos Bugs que antes no existían tanto gráficos como jugables. Además hay que pensar que un análisis debe focalizarse para todo tipo de jugadores y el hecho de ser continuista es positivo tanto para mí, como para tí, como para el compi Clark, pero algunos jugones peca de eso, de que apenas aporta novedades después de tres entregas. Personalmente repito que a mí ya me está bien, pero debo tener en cuenta la opinión de todos los perfiles, de ahí, a que me gusta extenderme en algunos puntos del texto para que quede todo bien explicado.
    Igualmente creo que es un brochazo final para la serie y un todo un Must Have.
    Buena aportación!

Deja tu comentario