Vicioplanet

Análisis Beyond Dos Almas

Mucho se ha hablado (criticado, más bien) de si una aventura interactiva es un videojuego –parece que ya nadie recuerda una época pasada dónde teníamos propuestas como Dragon’s Lair, Space Ace, Road Avenger o Time Gal–, que si no propone una jugabilidad más clásica no se puede catalogar de videojuego. ¿Acaso Sea Odissey no es una atracción como cualquier otra en el parque temático de Portaventura sin tener la misma ‘jugabilidad’ que un Dragon Khan o una Estampida? ¿Acaso un musical como Los Miserables no es cine? Esta misma gente que critica este tipo de títulos son los mismos que se quejan de la innovación en la industria del videojuego y de la escasez de nuevas propuestas. Así que, parafraseando al gran Fernando Fernán Gómez: ¡¡¡A la mierda!!!

No hace mucho que vi la película de la última obra de la creadora de Crepúsculo, Stephanie Meyer, titulada The Host. Un fascinante relato que cuenta los sucesos de unos seres que se alojan en el cuerpo de los hombres y controlan sus mentes, de dos almas compartiendo cuerpo. Una historia que me ha recordado mucho a este Beyond: Two Souls (perdonadme que lo deje en su versión original, pues traducir únicamente la mitad del título me parece de lo más disparatado), la nueva obra del cineasta frustrado y con aires de grandeza, David Cage.

Beyond Dos Almas Screenshot

Es inevitable mencionar a Heavy Rain, el anterior título de Quantic Dream, pues quien haya jugado a este o a otros títulos del estudio como Fahrenheit, ya se puede hacer una idea de lo que se encontrará aquí. Para los que no sepan de qué va esto, estamos ante una de esas obras que podríamos catalogar como aventura interactiva, títulos más cercanos al cine que al videojuego. Se trata de otro tipo de propuestas que transmiten emociones al jugador, que buscan su implicación en la trama con decisiones que alteran el rumbo y los acontecimientos de la historia, y por supuesto del final.

Beyond Dos Almas Screenshot

Beyond: Dos Almas nos lleva a recorrer la historia de Jodie Holmes, con una magistral Ellen Page cobrando vida y encarnando al personaje, a lo largo de las distintas etapas de su vida donde aprenderemos con ella el rechazo, la aceptación o los engaños que nos depara la vida. Una chica que ha nacido con un don desde el día de su nacimiento y deberá aprender a convivir con él y el sufrimiento que conlleva ser diferente. La historia es narrada mediante saltos temporales, un clásico recurso cinematográfico que puede confundir al inicio pero que rápidamente capta el interés del jugador para empatizar con el personaje mientras crecemos con ella. Ahí toma especial importancia el papel del Dr. Nathan Hawkins (interpretado por Willem Dafoe), un amable científico con arrebatos de figura paternal, que buscará ayudar a Jodie a entender su vínculo con la entidad conocida como Aiden.

Beyond Dos Almas Screenshot

Ciertamente, la propuesta en términos jugables es más bien escasa y con una mecánica sencilla. Por un lado controlamos a Jodie con los sticks –izquierdo para dirigir y el derecho para alcanzar los puntos blancos que indican interacción, más los botones para seleccionar la respuesta que creamos oportuna en cada momento– y mediante Quick Time Events en los momentos de acción o situaciones de combate (que, por cierto, hay que estar atento a los movimientos de tu rival para anticiparse, pues la dirección que hay que pulsar no se muestra). Por otro lado controlamos a Aiden, también con los sticks del mando (con opción para un segundo jugador a través de un dispositivo móvil o Tablet, y la aplicación Beyond Touch) para investigar libre y abiertamente por el escenario y aprovechar cualquier objeto de este para nuestro beneficio, incluso controlando personas o asfixiándolas, aprovechando las habilidades de nuestro fiel compañero.

Se trata de dos estilos de juego, si me permitís la expresión, que buscan precisamente esa diferencia en cuanto a mecánica. Mientras la parte de Jodie es la más cinematográfica, Aiden es la parte más jugable, otorgando más libertad de exploración (siempre dentro del guión del juego, claro está) y dando al jugador una herramienta con la que crear multitud de situaciones distintas. Recuerdo un momento en el tren, dónde nuestra protagonista viaja durmiendo y llega a una estación en la que unos guardias la están esperando. En función de lo que hagamos con Aiden alertaremos a Jodie o no, y cambiará la secuencia cinematográfica. Y lo mismo ocurre con Jodie, pues siempre que existen QTE de por medio es normal que exista un riesgo de fallo (en función de nuestra propia habilidad y reflejos), lo que provocará que ciertas situaciones cambien algunos eventos del juego.

Beyond Dos Almas Screenshot

Esto ocurre durante todo el juego: ligeros cambios en las escenas en función de nuestras acciones que, puede que no tengan un impacto en los acontecimientos por venir, pero sin duda nos mostrarán las repercusiones de nuestras acciones y de nuestros errores. De ahí esa linealidad en la historia que demuestra claramente que ya está escrita, privando al jugador de hacerla suya, pues no es hasta el tramo final dónde sí tomamos decisiones que garantizan distintos desenlaces.

Pero quedarnos con esto sería una ofensa en toda regla a un producto verdaderamente bello y a una interpretación de Ellen Page soberbia, dónde hasta en las secuencias más tediosas (que las hay, no nos vamos a engañar) consigue mantenernos embobados a la pantalla. Cage y su gente han logrado pulir y evolucionar la fórmula que tan bien funcionó en Heavy Rain estableciendo su propio lenguaje y mecánicas (no aptos para quienes busquen algo más clásico que ponga a prueba su destreza y habilidad), con un guión sin fisuras, una historia sobrecogedora y un nivel de detalle que roza lo enfermizo.

Beyond Dos Almas Screenshot

A nivel técnico, Quantic Dream realiza una auténtica proeza y exprime al máximo toda la circuitería de nuestra querida PS3, elevándola a otro nivel y volviendo a dejar en pañales a la blanquita de Microsoft. Texturas de una calidad brutísima, ausencia de dientes de sierra, modelados faciales impresionantes, soberbio trabajo de iluminación y unas animaciones que quitan el hipo son algunos de sus detalles que, insisto, dejan con la boca abierta. Para redondear este apartado, nos encontramos con un doblaje a la altura de una superproducción de esta índole, con el detallazo de poder seleccionar el idioma y escuchar las voces de Page y Dafoe (lástima que sus voces en español no sean las de sus habituales dobladores), y con una banda sonora espectacular, a cargo de Norman Corbei y Lorne Balfe, o del no menos admirable Hans Zimmer.

 YouTube Preview Image

Historia fascinante
Apartado técnico de auténtico infarto
Propuesta fresca y de lo más interesante
Maravillosa experiencia, apta para todos los públicos (sobretodo para las parejas de los jugones)

Esquema demasiado guiado. Apenas existe poder de decisión que afecte a la historia principal
La parte cinematográfica se “come” a la parte jugable

Nota-Beyond-Dos-Almas

VALORACIONES

Beyond: Dos Almas supone una experiencia enriquecedora y realmente fantástica, una emotiva historia, con la ciencia ficción como base, llena de suspense e intriga que nos hace reír, llorar, sufrir, amar y sobretodo vivir, pues el nivel de empatía que desprende el juego pocas veces se ha visto en una consola. Quantic Dream demuestra su maestría en un título que exprime y saca todo el potencial de Playstation 3 y lo eleva como referente técnico de esta generación que ya nos dice adiós.

Se le puede achacar que las decisiones no afectan en demasía a la trama principal, pues esta ya viene escrita y constantemente nos encaminan a ella, o que no existe tanta implicación como jugador que como espectador, pero en ningún caso se puede negar la experiencia inmersiva que nos transmite, que a fin de cuentas es de lo que se trata, ni de criticar algo por lo que no es y no por lo que realmente es. Como bien dice David Cage: “nadie puede definir lo que es un videojuego”.

Comparte este artículo!

Acerca del Autor

Técnico informático titulado y veterano jugón desde tiempos ancestrales. Empezó sus andanzas con un MSX SONY HIT-BIT que le regalaron sus padres a la temprana edad de 6 años y la Atari de su primo. Posteriormente vinieron la NES, con la que pasó sus mejores momentos junto con su hermano, SuperNes, MegaDrive, N64, Dreamcast, etc., hasta las actuales de nueva generación (PS3, 360 y Vita). Administrador de esta humilde morada y coleccionista enfermizo de videojuegos retro

1 Comentario

  1. Urdnot April 16, 2014 a las 9:05 am

Deja tu comentario