Vicioplanet

Análisis Driver San Francisco

Ah, los Sandbox. ¿Qué os voy a contar yo que no sepáis de los sandbox? Nacidos ante el afán de libertad de los usuarios, uno de los títulos que siempre me hizo especial gracia (aparte de mis amados Grand Theft Auto) es, ni más ni menos, que la primera entrega de la saga Driver, donde (en un principio) su mecánica no era propiamente la de Sandbox (de hecho era un juego de misiones secuenciales en las que disponíamos de un enorme escenario por el que conducir). No sé si era por su fase inicial en un garaje o por su obvia inspiración en algunas películas, pero tenía algo especial. Eso sí, debo confesar que nunca me lo llegué a pasar (y hasta hace bien poco, de hecho, no había logrado superar el entrenamiento en el parking pese a que logré superar varias misiones posteriores).

Curioso es el caso de este Driver San Francisco, puesto que (como ya ha pasado últimamente con Resistance 3), supone una vuelta a sus orígenes tras unas entregas más (o menos) afortunadas. Ubisoft Reflections, el estudio encargado de desarrollar esta entrega (al igual que el resto de la saga, pero es la primera para sobremesa realizada bajo el amparo de Ubisoft) nos presenta una secuela directa de Driv3r en la que el extraño poder de John Tanner será un auténtico protagonista.

Driver San Francisco Screenshot

Driver San Francisco nos pone en la piel de John Tanner, un policía que debe perseguir de nuevo a Jericho, un peligroso criminal fugado. No estará sólo, puesto que su compañero de patrulla Jones (que, por cierto, tiene un parecido más que razonable con Sahz, de Final Fantasy XIII), pero lo cierto es que toda la acción (por suerte o por desgracia) la protagonizará Tanner y, por consecuente, nosotros. Como iba contando, nuestro intento por detener a Jericho tras su fuga de la cárcel de la ciudad (efectuada durante un transporte en un furgón blindado) significará el comienzo de nuestra aventura y el proceso de adaptación al precioso Dodge Challenger RT en color amarillo de nuestro protagonista. Sin que nos demos cuenta, estaremos en un callejón siendo embestidos por Jericho, quien ahora conduce el furgón en el que era transportado. Tras esto, y al regresar a la calzada, un aparatoso accidente tendrá lugar y, después de ello, se nos otorgará un poder llamado Shift. Luego, la trama girará en torno a Tanner y la investigación que hará para descubrir los planes de Jericho y cómo poder detenerlo.

 

La invasión de los ultracuerpos

El mencionado poder Shift es la principal novedad de esta entrega y, sin duda, la más atractiva (y eso que, a priori, no me convencía para nada), puesto que nos permitirá pasar a controlar cualquier vehículo que encontremos por la calle (excepto los objetivos que tengamos). Esto lo haremos con un simple botón, que permitirá elevar la cámara hasta los aires (hay varios niveles de altura, pero al igual que diferentes distritos de la ciudad de San Francisco, o incluso muchos modelos de coche, no podremos acceder a ellos hasta que no avancemos en la historia), desde donde gozaremos de una vista privilegiada que nos permitirá tomar posesión del cuerpo del conductor del vehículo que deseemos.

Pese al citado modo Shift y a que en una misión nos montamos en un helicóptero, no es posible conducir ni vehículos aéreos (aviones, helicópteros…), ni vehículos acuáticos (lanchas, balsas…), así como tampoco hay motocicletas. Eso sí, en cuanto a coches, camiones y autobuses, el juego va más que bien servido, con 140 modelos (la mayoría de ellos licenciados, además. Los únicos que no son algunos de los camiones de servicios, como por ejemplo el de bomberos). Tendremos a nuestra disposición multitud de coches, todos con un sistema de daños competente además, de las más diversas marcas: Dodge, Chevrolet, McLaren, Volkswagen, Lamborghini, GMC, Abarth y Cadillac, entre muchas otras (si hasta está el fabuloso DeLorean con un guiño a la película Regreso al Futuro… 😀 ).

 

Las calles de San Francisco

La ciudad es grande y muy detallada, además de muy viva, ya que los coches están situados de forma “lógica”. ¿Qué quiero decir con esto? Que las zonas céntricas o las autopistas tienen un mayor flujo de coches que las zonas residenciales en mitad de la montaña, por ejemplo. Además, los vehículos que encontraremos en cada zona serán diferentes y muy acordes con la ambientación; camiones en las zonas industriales, coches más pequeños por el centro, todo tipo de vehículos en las autopistas…

Gráficamente el juego es sólido, mostrando unos coches realmente bien modelados, incluyendo piezas móviles, como el alerón del McLaren SLR (un detalle que muchos juegos no incluyen), y una cámara interior realmente bien hecha (no llega al nivel de Need for Speed: Shift, que tiene la que yo considero la mejor cámara interior de los juegos de coches, pero no está nada mal) y una ciudad bien recreada, que si bien peca de ser algo “simple” en la recreación de algunos detalles (algunas texturas a niveles inferiores a las demás, su diseño poligonal es más tosco en algunos elementos…), se complementa con la gran cantidad de elementos destructibles en el escenario (farolas, cabinas, paradas de autobús, bancos…) y el aspecto que esto da al conjunto. Además, los tiempos de carga sólo existen al cargar la partida y en las transiciones (al entrar y salir de los garajes y al inicio y final de las misiones y desafíos), siendo una gozada ir por toda la ciudad cambiando de coche por otro que nos guste más con total comodidad. Eso sí, no todo es tan positivo, y es que el título tiene aplicados varios filtros que modifican el color (y su intensidad) en determinados momentos del juego (normalmente el filtro es anaranjado, y nos acompañará durante la mayor parte del juego, pero hay otros) que, si bien mejoran la estética, “ensucian” la imagen haciendo bastante evidente un grano (como si de una película se tratara) que resta nitidez al conjunto. Ojo, puede ser (seguramente sea así) que la intención sea precisamente la de acercar aún más el juego al mundo de cine, pero lo cierto es que dependiendo del televisor en que juguemos este filtro puede presentarse como un punto en contra.

El aspecto sonoro tampoco desentona en absoluto, con un más que correcto doblaje al español y unos efectos sonoros muy cuidados. La banda sonora es variada y tiene muchos temas de diferentes grupos, pero se echa un poco en falta más variedad musical (hay muchas canciones, pero de unos pocos géneros). Además, el reproductor del juego tiene unas listas asignadas (no he descubierto exactamente cómo funciona, la verdad) que harán que unas canciones se repitan mucho más que otras. Además, tampoco están agrupadas en emisoras (como sí hace Grand Theft Auto o Saint's Row), sino que van en un orden concreto. Pero bueno, que tampoco es un problema excesivamente grave, simplemente es un detalle que no me acaba de convencer.

La duración del título es bastante relativa, y es que si bien las misiones principales se pueden completar en unas 8 o 10 horas aproximadamente, el juego tiene una cantidad muy elevada de retos actividades y desafíos, así como objetos “secretos” para recoger. La historia está dividida en 9 capítulos, cada uno de ellos con 2 misiones principales y 4 obligatorias (2 para desbloquear cada una de las principales, aunque se pueden hacer en cualquier orden y, de hecho, yo hacía las 4 de golpe y luego las 2 de la trama), y todas ellas nos servirán para acercarnos un poco más a Jericho (tal vez no directamente, pero al ir avanzando veremos la relación de algunos de los personajes de esas misiones con la organización de nuestro enemigo). Los retos nos proponen, como su nombre indica, retos de conducción, tales como ir a una determinada velocidad durante unos segundos o rozar un número determinado de coches. Estos retos, además de una dosis moderada de WP (Will Power, que traducido al idioma de Cervantes sería Fuerza de Voluntad) que nos permitirá comprar nuevos coches, mejoras y garajes, nos permitirán desbloquear las habilidades especiales que posteriormente deberemos comprar (incremento de la barra especial, que nos permite usar turbo o las embestidas, o una mayor velocidad de recarga de la misma barra, por ejemplo). Las actividades tienen los mismos objetivos que haremos en las misiones obligatorias de la trama, pero con diferentes condiciones. Estas nos recompensarán con grandes cantidades de dinero y varias de ellas permiten desbloquear nuevos coches en los garajes (que, posteriormente deberemos comprar). Por último, los desafíos nos propondrán imitar películas o series, generalmente siendo persecuciones (aunque, en ocasiones son rutas de velocidad por puntos de control), e incluso hay un guiño al primer Driver, con la prueba inicial en el garaje de nuevo (que, por cierto, me sigue pareciendo igual de difícil que cuando la jugué hace ya años y años).

La variedad en las misiones es bastante elevada, ya que las diferentes misiones plantean diferentes objetivos y planteamientos, como por ejemplo ir de un punto a otro, participar en una carrera (incluso hay algunas en las que debemos participar con dos coches diferentes que deben alcanzar la primera y la segunda posición), seguir un vehículo concreto, destruir elementos de la ciudad (marcados con un icono, no sirve cualquiera), escapar de la policía, detener una carrera ilegal… A todo esto hay que sumarle los retos y los desafíos anteriormente citados, así como la búsqueda de objetos coleccionables, persecuciones policiales (podemos realizarlas siendo policías o malhechores) y la propia exploración de la ciudad, por lo que os aseguro que tenéis juego para rato… y además no os aburriréis con él.

¿Pero qué sería de todo esto si la jugabilidad no estuviese a la altura? Pues la verdad es que sería un intento fallido de juego, perfectamente olvidable y, sobretodo, carne de ofertas en nuestras amadas tiendas de importación desde Inglaterra. Por suerte para los jugadores (y desgracia de sus bolsillos), debo decir que esto no es así y que, jugablemente, el juego es muy bueno. La conducción, piedra angular del título, es muy interesante y, sin tener unas físicas realistas (vaya, que no es un simulador al uso, como por ejemplo Gran Turismo 5 o Forza Motorsport 4, que pronto estará entre nosotros), sí que se muestra coherente. Esto significa que no conduciremos igual un superdeportivo (por ejemplo, un Pagani Zonda) que un clásico americano de los denominados Muscle Car (como un Ford Mustang, por citar alguno), ya que sus características (tamaño, peso, aceleración y velocidad máxima) serán muy diferentes y, de hecho, nos serán indicadas en el modo Shift con unas claras estadísticas en barra, muy fáciles de comparar (bueno, excepto el tamaño, que tendremos que compararlo visualmente). El modo Shift es muy fácil de usar e intuitivo, y por suerte ha reemplazado la posibilidad de ir a los sitios andando o disparar, algo que no se le daba especialmente bien a los desarrolladores (aunque bueno, si se hubiese hecho bien su inclusión no hubiese estado de más) ya que, si bien no estaba descuidado del todo en las anteriores entregas, no era lo más satisfactorio (o tal vez sí lo era pero a mi no me lo parece porque la sombra de GTA es muy alargada…).

Y todo ello sin olvidarnos de un modo multijugador realmente divertido y que, además, incluye juego on-line y juego en pantalla partida, algo muy de agradecer en estos días en los que parece que no podamos quedar con un amigo para jugar cara a cara ya que la mayoría de los juegos sólo incorporan modos on-line (ojo, que no digo que el modo on-line no sea interesante, pero a mi me gusta tener cerca a mis compañeros de vicio para reír con ellos, insultarnos, etc.). Bueno, volvamos al lío que me despisto: el juego incluye unos cuantos modos multijugador en pantalla partida que nos hacen, junto a un compañero (o contra él) intentar realizar varios objetivos (seguir a un vehículo concreto, eliminar los coches conducidos por la IA o evitar la policía). Los modos on-line también tienen premisas similares, pero son más numerosos y, al igual que el modo para un jugador, permiten desbloquear diferentes coches y poderes, aunque esta vez no los compraremos con WP, sino que los desbloquearemos al subir de nivel con la experiencia que ganemos tras las carreras (siempre ganaremos algo de experiencia, pero si logramos una buena posición se nos recompensará con una cantidad mayor). Estas carreras, por lo general, son frenéticas y muy fluidas, pero en alguna ocasión puntual el lag ha hecho acto de presencia.

YouTube Preview Image

 

LO MEJOR
LO PEOR
140 coches licenciados a nuestra disposición muy bien recreados

El modo Shift, todo un acierto

Gran ciudad a nuestra disposición

Largo y variado

La cámara interior bien recreada

Física coherente y diferenciada entre vehículos

Escasos tiempos de carga

Modos multijugador en local y en red

La historia es algo previsible

Los diferentes filtros del juego (sobretodo el naranja) pueden ser un incordio

El sistema random del reproductor de música

El multijugador presenta, en algunas ocasiones, lag

 

 

VALORACIONES

Una propuesta muy atractiva que vuelve a los orígenes de la saga, a aquellos que hicieron grande una saga. John Tanner vuelve, y por la puerta grande. No os lo podéis perder si os gusta el mundo del motor, ya que incluye muchos modelos reales muy bien licenciados y, pese a que no es un simulador, satisfará a los más exigentes gracias a su coherencia, a la par que se muestra accesible al resto de usuarios.

Es verdad que tiene algunos fallos, pero lo cierto es que a mi me ha conquistado igual que hizo cuando yo aún era un crío la primera entrega de la saga (y que, por desgracia, ninguna entrega posterior logró transmitirme las mismas sensaciones, pese a que, por lo general, no me disgustaron… o no del todo, vaya, y es que pese a ser mejorables (algunas más que otras), esta saga siempre ha estado en un lugar privilegiado de mi corazón de jugón.

Comparte este artículo!

Acerca del Autor

13-1-1991. Barcelona. Mente enferma cuya principal afición (aunque prácticamente se ha convertido en una obsesión) es el mundo del videojuego. Empecé mis andadas con una SNES y una Atari Lynx, y actualmente le doy un poco a todo (retro y actual, aunque la consola que más horas me roba es la Xbox 360), sintiendo especial predilección por las ediciones importadas (Japonesas principalmente)

15 Comentarios

  1. Musicgare September 30, 2011 a las 12:13 pm

    Me ha sorprendido muy gratamente, la verdad. Esto del Shift es una pasada
    Un análisis a la altura del juego, felicidades

    • Scope131 October 1, 2011 a las 4:36 pm

      Muchas gracias por tu comentario, compañero. Siempre le anima a uno esto de ver que su trabajo sirve para algo… 😀

      Sobre lo que comentas sí, la verdad es que el juego es una grata sorpresa y el Shift resulta muy atractivo.

  2. Cole October 2, 2011 a las 8:29 am

    completamente de acuerdo con lo que comentas. Driver vuelve x la puerta grande, tiene esa cosa q te engancha. Un juego super original
    Lastima de la repeticion de algunas misiones secundarias, pero aun así lo recomiendo

    • Scope131 October 5, 2011 a las 1:37 pm

      Gracias por tu comentario, crack! El juego engancha mucho, la verdad, y si lo que comentas de la repetición de misiones secundarias es verdad, lo cierto es que como puedes hacerlas en el orden que quieras (incluso haciendo retos por el medio) lo hace mucho mucho más llevadero… 😉

  3. Diego October 2, 2011 a las 4:52 pm

    Genial análisis de un gran sandbox de conducción, un género que no abunda y al que los amantes a los arcades de coches estamos encantados
    un retorno por la puerta grande, como se suele decir

    • Scope131 October 5, 2011 a las 2:07 pm

      Gracias por tu comentario! Lo cierto es que no abundan los sandbox de conducción (así, ahora mismo, sólo me vienen a la cabeza este Driver, y más enfocados a las carreras “típicas” Midnight Club: Los Angeles y Burnout Paradise, aunque seguramente hay más), y siempre es bienvenida una propuesta de este estilo… y más cuando tiene tanta calidad como este Driver 😀

  4. Clark October 2, 2011 a las 7:12 pm

    Fantástico análisis compañero, si ya sabía yo que podía confiar en ti para este JUEGAZO
    A mi me ha enganchado enseguida, sin duda la han clavado con este nuevo concepto y ese retorno a los orígenes.
    Muy bueno, sinceramente, altamente recomendado

    • Scope131 October 5, 2011 a las 2:09 pm

      Gracias por tu comentario, compañero. Ya sabes que es un placer echarte un cable, sobretodo con juegos tan buenos como este… 😉

  5. Link October 2, 2011 a las 10:24 pm

    JUEGAZO el q se han sacado de la manga los de Ubisoft. El sistema de juego es super original, igual q las misiones (aunque a la larga, las secundarias se hacen algo repetitivas)

    comparto la misma opinión q el analista y la nota, aunque quizá yo le hubiese otorgado el 9

    Saludos

    • Scope131 October 5, 2011 a las 2:14 pm

      Gracias por tu comentario! Lo cierto es que entre este Driver y la saga Assassin’s Creed, las gentes de Ubisoft cada vez tienen más amor por mi parte, y es que están sacando unos juegazos (y, además, largos) que hay que tener en cuenta SÍ o SÍ.

      Sobre la nota, obviamente, considero que el 8.9 es la adecuada (por eso mismo se la puse yo… 😛 ), porque tiene fallos y tal, pero recuerda que es una indicación personal y que, obviamente, es debatible. En este aspecto es muy difícil que nos pongamos todos de acuerdo, pero aún así, el 9 tampoco es una nota muy diferente a la que yo le he otorgado, así que imagino que el título te habrá gustado más o menos tanto como a mí… 🙂

  6. McRillo October 3, 2011 a las 5:23 pm

    Es un placer contar con colaboraciones de este tipo.
    Buen trabajo de análisis … has hecho q me entre el gusanillo con este Driver

    • Scope131 October 5, 2011 a las 2:15 pm

      Gracias por el comentario. El placer es mío, que es todo un lujazo escribir en este blog, con personajes como vosotros, unos referentes para mi… 😉

      Ah, y sobre el jeugo, dale una oportunidad. Lo peor que te puede pasar es que te enganche… 😛

      • marco sewas. September 24, 2012 a las 2:35 am

        HOLA amigo me e vuelto un gran fan de estos increíbles videojuegos, la verdad es q solo e jugado el 1 y driver san francisco pero el echo de poder conducir libremente por la ciudad tan increíble de san francisco me hace enamorarme profundamente de esta entrega quiero felicitarte por el gran trabajo q se a realizado para lograr esta maravilla. me gustaría saber cuando sale la próxima entrega (driver 6) lo espero con ansias y me gustaría q en este se pudiera bajar del carro, hubieran vehículos acuáticos, aéreos y se mantuviera en la ciudad de este, y con el mismo auto protagonista (propuesta). FELICIDADES!!!! saludos!

        (soy su fan)!!!. XD

  7. sebastian SW October 12, 2011 a las 5:37 am

    el juego es super bueno recomendado totalmente, ma encima se pueden comprar los tremendos autos y sobre todo me gusto lo de la partida plus ..

    saludoss

  8. DkAngel173 August 13, 2013 a las 5:46 am

    Han pasado 2 años desde que termine Driver San Francisco y ahora que pude costearme el juego lo compre. Soy fan de la saga, siendo el Driver 2 el primero que jugué y que venia junto al PSOne que me regalaron y cuando en su tiempo se anuncio la salida de Driver San Francisco me emocione porque ya llevaba mucho tiempo sin continuar la saga. Siendo franco es un gran juego, lo mejor es su jugabilidad, es aspecto de la ciudad es bastante buena a pesar de que en ocasiones se ve demasiado el naranja y puedo decir que ahora que pude visitar la ciudad de San Francisco me consta que hicieron un gran trabajo recreándola. Sin embargo si hay un solo aspecto que yo le reclamo es la historia, como mencione he jugado casi todos los juegos de la saga y muy en lo personal la historia Triller era muy buena y en este titulo decayó dando un sentimiento de que la historia no avanzo para nada (así lo tome yo), el “Shift” en el juego es una maravilla pero le quita un poco de esencia al trama. Ubisoft Reflections hizo un trabajo esplendido con la jugabilidad (cumplieron su promesa) la recreación de la ciudad fue genial y bueno la trama un poco descuidada y Tanner quizas tuvo un cambio radical de ser el típico policía serio para convertirse en un sujeto ameno, divertido y sarcastico.

Deja tu comentario