Vicioplanet

Análisis Ducktales Remastered

En los últimos tiempos hemos visto como los estudios rescatan sus viejas glorias para adaptarlas a los tiempos actuales y poder disfrutar de ellas nuevamente sin tener que sacar nuestras añejas consolas. Algunos con mayor o menor acierto, todo hay que decirlo, pues muchos de ellos han tomado el camino fácil aplicando algún filtro para suavizar el pixelado, un par de artworks para llenar los huecos creados por los 16:9 y a correr. Por eso cuando vemos un trabajo como el realizado por Capcom con Super Street Fighter II Turbo HD o por Ubisoft con algo menos de acierto en Turtles in Time Re-shelled y recientemente con Flashback, redibujando los píxeles a mano, solo podemos quitarnos el sombrero. Y es que hay una gran diferencia entre un remake en HD (estos juegos que acabo de comentar) y un simple port con filtros para pasar por la alta definición (véase Final Fight Double Impact, Guardian Heroes, Darkstalkers Resurrection, Marvel vs Capcom 2 o Metal Slug 3, por ejemplo),la diferencia es abismal.

Para el que no lo conozca, Ducktales es un juegazo realizado por Capcom en el año 1989 (en Europa nos llegó un año más tarde) aparecido en la Nintendo Entertainment System y Gameboy (con algún que otro recorte gráfico debido a la potencia de la portátil pero manteniendo las mismas melodías).Una de las primeras colaboraciones con Disney y cuya relación nos dejó para la posteridad joyas de la talla de Chip’n Dale: Rescue Rangers (NES, 1990), Darkwing Duck (NES y Gameboy, 1992), The Magical Quest starring Mickey Mouse (Supernes, 1992), Goof Troof (Supernes, 1993) o Aladdin (Supernes, 1993), entre otros.

Ducktales Remastered Screenshot

Se trata de un plataformas protagonizado por el tío Gilito (el tío del mismísimo pato Donald) que se aprovechó del tirón que tenía por aquél entonces la serie de dibujos animados creada por Disney, una de las más longevas de la compañía con 100 episodios a sus espaldas repartidos en cuatro temporadas y una película estrenada en el cine (El Tesoro de la Lámpara perdida) que rubricaba con broche de oro y actuaba como final de la serie, emitida en España entre 1987 y 1990 bajo el nombre de Pato Aventuras (inolvidable su banda sonora que todavía perdura en nuestra memoria).Unos años más tarde y en la misma NES (1993) aparecería una secuela que prosiguió las andanzas del tío Gilito pero que, pese a su indiscutible calidad, no gozó del mismo éxito que su predecesor.

La historia del juego seguía la premisa principal de la serie y actuaba a modo de capítulo de esta. En la serie, Donald se había alistado a la marina y dejaba a sus tres sobrinos, Juanito, Jorgito y Jaimito (Hugo, Paco y Luís en la serie) a cargo del tío Gilito, el pato más rico y avaricioso del mundo que solo piensa en incrementar su patrimonio y al que le encanta nadar en su fortuna como si estuviese en un estanque de monedas (y esto es literal). Una relación que no empezaría muy bien pero que a medida que avanzaba la serie y vivían sus andanzas se empezó a establecer un vínculo entrañable entre los tres niños traviesos y el ricachón avaricioso.

Ducktales Remastered Screenshot

En esta ocasión, y de la mano de Wayforward (Contra 4 de DS, A Boy and his Blob de Wii, Silent Hill: Book of Memories de PSVita, Shantae, Mighty Switch Force o el reciente Double Dragon Neon), Capcom ha decidido redibujar por completo esta joya atemporal con unos sprites verdaderamente preciosos para ser disfrutada en nuestros televisores LCD de 60’. El resultado es un videojuego encantador y divertido a partes iguales, que guarda una gran fidelidad al título original y que sabe jugar bien con nuestra nostalgia conservando toda esa esencia de los 8 bits. Wayforward ha sabido respetar acertadamente todas sus mecánicas e introducir un par de añadidos que, sin duda, le sientan de maravilla.

Entre las novedades destacan los nuevos patrones de los jefes finales, una acertada revisión para adaptar sus mecánicas a los tiempos modernos, y un prólogo en la mansión McPato que hace las funciones de un innecesario tutorial. Las cinco fases del juego (Amazonas, Transilvania, Minas Africanas, Himalaya y, por supuesto, La Luna) permanecen prácticamente inalteradas y con absoluta libertad para jugarlas igual que hace 25 años. Todo resulta muy familiar y resulta inevitable esbozar una sonrisa al buscar de memoria ese camino secreto y ver que sigue estando ahí, intacto. Un par de desvíos adicionales, breves ampliaciones de algunos tramos de la vagoneta y el helicóptero, y un nivel nuevo al final del juego, pero poco más, el resto es el contenido original pero vestido para la ocasión.

Ducktales Remastered Screenshot

El control del juego es idéntico a la versión de 8 bits, con una estructura 2D de scroll lateral en la que debemos avanzar saltando y colgándonos con precisión por las plataformas al mismo tiempo que sorteamos a los enemigos que nos salen al paso. El título basa todo su entramado jugable en los distintos usos que le damos al bastón, como su swing para golpear y empujar rocas y bidones, o el archiconocido salto “pogo” que nos permite derribar a nuestros enemigos y efectuar saltos más altos para llegar a zonas aparentemente inaccesibles. Este salto se ha adaptado para una ejecución más sencilla (salto y acción), aunque también podemos mantener el control clásico de NES (salto, abajo y acción) desde el menú de juego.

También se han facilitado las cosas en el nivel de dificultad más bajo añadiendo vidas infinitas, eliminando el límite de tiempo y añadiendo un mapa para no perderse. Por suerte, y para los más valientes, tenemos el nivel difícil que evoca a esa endiablada dificultad característica de la época y, por supuesto, a tener que empezar la fase cuando nos matan (nada de checkpoints).

Ducktales Remastered Screenshot

Ya hemos comentado el gran mérito de Wayforward a la hora de adaptar este clásico guardando la máxima fidelidad, fusionando los diseños 2D del juego con fondos 3D con mucha elegancia. Un trabajo de diseño exquisito para el cual han contado con el veterano Mike Peraza que se ha encargado de dibujar a mano los sprites, un veterano de la factoría Disney que ya estuvo involucrado en la propia serie Ducktales, Chip y Chop o el Pato Darkwing, así como en películas de la talla de Aladdín o la Bella y la Bestia. Nos encontramos con unos escenarios con mucha vida y unas animaciones verdaderamente preciosas y muy fluidas, guardando un gran parecido con la serie. Ver a todos esos personajes en movimiento hace salir a ese niño que llevamos dentro y nos hace recordar cuando veíamos la serie por la televisión (amén de esa animación de Mc Pato escupiendo monedas de oro al zambullirse en su piscina de oro).

Cualquiera que disfrutara de pequeño con Pato Aventuras tendrá grabada en la memoria su melodía Chiptune, la cual podemos escuchar al arrancar el juego. El trabajo realizado con la música es de órdago. Jake Kaufman toma las piezas originales (una de las mejores BSO que un servidor ha podido escuchar en la 8 bits de Nintendo) y las remasteriza para la ocasión siguiendo la misma fidelidad que el resto del conjunto. Por otra parte, nos encontramos con otro maravilloso guiño al contar con el mismo reparto de actores de la serie de animación doblando todos los diálogos (incluso con el mismísimo Alan Young, de 92 años, volviendo a poner la voz a Gilito McPato), un trabajo extraordinario que únicamente encontramos en inglés (aunque sí viene doblado a nuestro idioma). Probablemente por este motivo los personajes hablan más que nunca, hasta el punto de llegar a molestar con excesivos diálogos que cortan el ritmo del juego (y encima encontramos el feo detalle de ver como hablan con el pico cerrado).

Ducktales Remastered Screenshot

Ducktales Remastered es lo suficientemente variado, divertido y desafiante como para tenernos unas cuantas horas enganchados. Puede que no sea muy largo (sin duda ese era uno de sus puntos débiles en la vieja NES), pero es de esas obras que siempre te apetece volver a jugar. Además, la cantidad de material por desbloquear nos motiva a rejugarlo unas cuantas veces. Sin duda, otro aspecto bien cuidado y que ya os aseguramos que derramaréis alguna lagrimilla más.

A modo de reflexión y sin intención de polemizar con nadie; Viendo el trabajo y la calidad de este producto resulta inevitable cuestionar esa errónea política de portear roms de clásicos aplicando el típico filtro para colarlo por HD. No nos referimos solo a Capcom, puesto que Konami y SNK hacen exactamente lo mismo, pero sí es cierto que la de Osaka es la compañía que más material tiene para ofrecer en este ámbito y la que peor lo está explotando. En obras como esta o como ese imprescindible SSFIITHD, cuya calidad justifica el desembolso de los 15€ que cuesta ni se cuestiona el precio (es más, a gusto que se paga) pero viendo los desafortunados casos de Jojo’s Bizarre Adventure HD, Darkstalkers Resurrection o Marvel vs Capcom Origins, cuya relación calidad-precio está absolutamente fuera de toda escala, está claro que por ahí no vamos bien.

 YouTube Preview Image

Redibujado de sprites realmente precioso

Han tratado con absoluto respeto al original

La música es una oda a la nostalgia, simplemente maravillosa y que pone la piel de gallina

Divertido, variado y rejugable como siempre

Los personajes no abren la boca al hablar

Los numerosos diálogos cortan mucho el ritmo

Por pedir, podían haber incluido la secuela, como ya hicieran en R-Type Dimensions

Nota-Analisis-Ducktales

VALORACIONES

Ducktales Remastered es una de las mejores remasterizaciones que se han hecho de un clásico, y no uno cualquiera sino de uno de los mejores plataformas de la gloriosa NES. Wayforward ha realizado un trabajo extraordinario, siempre desde el respeto y la fidelidad, rehaciendo desde cero esta obra atemporal y adaptando sus mecánicas a tiempos contemporáneos. Un plataformas de la vieja escuela igual de divertido que antaño y más bonito que nunca gracias a ese magistral dibujado de sprites.

Seas o no seguidor de la serie, amante al género, no deberías dejar de probar esta obra, un clásico de culto que forma parte del patrimonio de la industria y un fiel reflejo de la época dorada de las plataformas. Pocos reproches se le pueden hacer a este juego, ni siquiera el precio, absolutamente justificados cada euro que cuesta.

Actualizo el análisis con un vídeo comparativo de esta remasterización con el original de NES que se han currado los compañeros de IGN. No os lo perdáis porque apreciaréis lo que comentábamos en el análisis sobre esta fidelidad que han respetado con el original

YouTube Preview Image

Comparte este artículo!

Acerca del Autor

Técnico informático titulado y veterano jugón desde tiempos ancestrales. Empezó sus andanzas con un MSX SONY HIT-BIT que le regalaron sus padres a la temprana edad de 6 años y la Atari de su primo. Posteriormente vinieron la NES, con la que pasó sus mejores momentos junto con su hermano, SuperNes, MegaDrive, N64, Dreamcast, etc., hasta las actuales de nueva generación (PS3, 360 y Vita). Administrador de esta humilde morada y coleccionista enfermizo de videojuegos retro

4 Comentarios

  1. Dani September 9, 2013 a las 1:47 pm

    Una pasada de juego. Lo tuve de pequeño y me lo acabo de pillar. Muy recomendado
    Coincido con el análisis al 100%.

  2. Paquito September 10, 2013 a las 10:58 pm

    Bravo Clark, magnífico análisis, claro y sincero.
    Magnífica reflexión acerca de la estafa del copia/pega de roms para sacar tajada. Con buenas palabras pero sin morderte la lengua
    Mi más sincera enhorabuena

  3. Andreu September 17, 2013 a las 12:54 pm

    Una pasada de juego que recuerdos muy bien hecho el remake lo único que encuentro un fallo que no muevan la boca cuando hablan

  4. Moroboshi October 15, 2013 a las 6:36 am

    Jo el vaig aconseguir fa relativament poc en Gameboy, era un dels meus jocs espina, i el cert és que m’agrada molt.

    No crec que me’n compri el remake, perquè a mi no em fa gens de mandra recuperar velles consoles i fins i tot comprar-me ara els jocs que volia i em faltaven, però m’alegro de saber que s’ha fet tan bé.

Deja tu comentario