Vicioplanet

Análisis Forza Motorsport 4

El primer título de la saga Forza Motorsport fue lanzado en un ya lejano año 2005 para la primera Xbox. El juego, en su momento, me pareció un buen título, aunque personalmente siempre he sido más de Gran Turismo (además, por aquél entonces la única consola de sobremesa de ésa generación que tenía era la PlayStation 2), aunque mi contacto con el simulador de Turn 10 fue más bien escaso. Años más tarde, y con la Xbox 360 ya en el mercado, compré a medias con mi hermano la primera Xbox, puesto que la estaban saldando en no-sé-qué tienda, y curiosamente el juego que incluía el pack que elegimos no era otro que ése Forza Motorsport. Ahí sí pude darle unos buenos vicios a un título que, si bien seguía gustándome menos que Gran Turismo 4 (que, por cierto, es mi favorito de una saga que me encanta), encontré muy atractivo, y es que era un simulador de conducción con carreras por algunos de los más emblemáticos circuitos del mundo (incluyendo rutas punto a punto, que siempre fueron mis favoritas, destacando el nivel de Fujimi Kaido) y mostraba unos daños completos (visuales y mecánicos) en todo tipo de coches licenciados (que, además, eran modificables tanto a nivel estético como de rendimiento), y todo ello con unos gráficos realmente buenos. Ahora, 6 años más tarde, nos llega al mercado la cuarta entrega de la saga Forza Motorsport a Xbox 360.

¿Te gusta conducir?

Como ya he dicho, Forza Motorsport 4 es un simulador. ¿Qué significa esto? Pues que el juego simula el comportamiento de los coches en la realidad, por lo que olvidáos de girar a más de 350 km/h mientras derrapamos cientos de metros con un superdeportivo, tal y cómo haríamos, por ejemplo, en la saga Ridge Racer. Ojo, que no significa que sea mejor o peor, ni más divertido o menos. Simplemente hay que tener en cuenta que no son títulos comparables por sus diferencias en estilo de juego. Hablando de simulación, lo cierto es que se me hace imposible no hablar de la recreación de las físicas de los coches, y es que sin una recreación realista, por coherente que sea, la simulación se va al traste. Por suerte, el comportamiento de los coches es realista y las sensaciones que produce el juego (sobretodo con volante) son muy positivas. Eso sí, no os penséis que la física de los coches es infalible, y es que si bien su comportamiento en pista es muy realista, en las colisiones puede hacer alguna tontería de vez en cuando, mostrando coches que rebotan en exceso. No siempre pasa, pero en mi partida lo he visto ya en dos o tres ocasiones.

Por tanto, es comprensible, y hasta cierto punto lógico, pensar que este juego es exigente como la vida misma. A esto, tengo que decir que sí y que no, que depende que qué es lo que busquemos. Es cierto que en un pasado, los simuladores eran juegos específicos para un público entusiasta de los coches, al que hasta podríamos llamar “talibanes de los coches” por su fanatismo. Por suerte, desde la llegada de Race Driver Grid y, especialmente, Forza Motorsport 3 la simulación no es sinónimo de dificultad endiablada (seguramente hay más anteriormente, pero estos son, a mi parecer, los títulos que más han calado en el público y que eran más sencillos si el jugador lo deseaba así). ¿Y por qué digo esto? Pues porque en esos títulos disponemos de dificultad ajustable. Esta dificultad, que ha sido mejorada y pulida en este Forza Motorsport 4, nos permite decidir si queremos ayudas de conducción, el marcado de la trazada óptima en carretera, la habilidad de nuestros oponentes (aunque en el modo temporada no disponemos de esta opción, sólo en el modo conducción libre), la posibilidad de rebobinar la partida (cuando queramos podemos ir atrás en el tiempo, lo que nos permite modificar lo que hemos hecho para evitar errores. Por desgracia, esta función, al contrario que en otros títulos como la saga DiRT, destacando la precisión que presenta DiRT 3, o Race Driver Grid, no es “contínua”, sino que podemos dejar nuestro coche en puntos de control y no en el momento exacto que queramos, por lo que es muy posible que nuestra voluntad sea dejarlo entre dos puntos de control y seamos incapaces, por lo que tendremos que retroceder excesivamente o, por contra, nos quedarnos cortos) o los controles de frenda automáticos, por ejemplo. Lo mejor de esto es que no sólo nos permite jugar como querramos, sino que además nos bonificará por ello, y es que con cada cosa que añadamos dificultad al juego (por ejemplo, desactivando el TCS, o control de tracción, que nos evita quemar rueda, especialmente al arrancar y al salir de curvas) se nos otorgará una mayor cantidad de dinero al terminar las carreras.

Y ahora… hagamos unos cuantos números: en el juego encontraremos más de 450 coches licenciados y con todo lujo de detalles (incluyendo una vista interior muy cuidada) y daños estéticos y mecánicos, así como más de 20 modelos para el modo Autovista (del que os hablaré un poco más adelante). A la hora de correr, todos estos coches están separados en diferentes categorías basadas en los puntos de rendimiento que tienen (desde la E hasta la S, siendo esta última la mejor de los coches “normales”, y desde la R4 hasta la R1 si son coches de carreras).Todos estos coches podrán ser usados en cualquiera de los más de 25 circuitos (con diferentes trazados en cada uno de ellos), algunos de ellos con diferentes momentos del día para ambientar las carreras. Eso sí, se echan en falta los cambios climáticos o los ciclos día y noche, aspecto que sí aparece en otros títulos (tales como Gran Turismo 5 o mi idolatrado Project Gotham Racing 4).

Podríamos decir que el juego en sí está dividido en dos secciones: el modo temporada y el resto de modos. El modo temporada, que además es el principal y más interesante, nos pone el reto de ir superando diferentes carreras a lo largo del tiempo. En Forza Motorsport 4 hay 10 temporadas, y cada temporada comprende un año en él debemos completar todos los eventos que nos propone el juego. Hay temporadas más largas y temporadas más cortas, pero hay unos 10 o 15 eventos por temporada de media. En estos eventos debemos coger uno de nuestros coches y elegir una de las 3 alternativas que nos propone el juego (tened en cuenta que dependiendo de qué coches tengamos en el garaje y en cuál de ellos estemos montados pueden aparecer unas carreras u otras). Al completarla, pasaremos a la siguiente localización, y deberemos hacer lo mismo: elegir coche, carrera y participar en ella. En este modo, al terminar las carreras recibiremos dinero (en función de la prueba, la dificultad con la que juguemos y los daños que haya sufrido nuestro coche) y experiencia, así como una recompensa en forma de créditos o puntos de experiencia extra (esto se indica al elegir la alternativa antes de cada carrera). Los créditos nos permiten comprar nuevos coches, así como mejorar el rendimiento de los que ya tenemos (ya sea con piezas estéticas, como parachoques y alerones, que modifican la resistencia al aire de nuestro coche, por lo que variará su velocidad y manejo, como con piezas mecánicas, tales como partes del motor o escape, entre otras), mientras que la experiencia nos permitirá subir el nivel de nuestro piloto y la afinidad con la marca del fabricante de nuestro coche. Si subimos nuestro nivel de piloto, se nos recompensará con nuevos coches (nos regalarán un coche, y por primera vez en la saga, se nos permitirá elegir cuál queremos y en que color… de los que nos propongan los programadores para ese nivel concreto, siendo el nivel 50 el límite), mientras que si subimos el nivel de afinidad con los fabricantes, recibiremos dinero extra y descuentos para las piezas de los coches de su propia marca. Por si esto os parece poco, destacar la posibilidad de importar la partida de Forza Motorsport 3, lo que nos otorgará créditos extra y algunos coches de bonificación dependiendo de nuestro nivel y los coches en nuestro garaje en la anterior entrega de la saga. Para terminar con este modo, destacar que el equipo de Turn 10 ha hecho un gran esfuerzo por añadir pruebas más divertidas y variadas, y es que además de las típicas carreras en diferentes localizaciones y con diversos tipos de coches, tendremos unos divertidísimos retos de jugar a los bolos con coches en el circuito de pruebas de Top Gear (en estas pruebas debemos arrollar el mayor número de bolos para alcanzar una cantidad determinado número de puntos en una vuelta al circuito), carreras contrareloj en las que deberemos pasar entre dos conos o incluso unas carreras multiclase, en las que dos tipos de coches se enfrentarán a sus oponentes mientras corren en un mismo circuito (es decir, que a lo mejor vemos coches de LeMans corriendo en el mismo circuito y a la vez que unos utilitarios europeos. Obviamente, los coches de LeMans compiten entre ellos, sin importarles qué hacen los utilitarios, pero su simple presencia afecta al desarrollo de la carrera). Ah, y lo mejor de todo es que este juego podremos completarlo usando sólo los coches que nos gustan, ya que al tener diferentes opciones a la hora de elegir recompensas y carreras, siempre se nos permite jugar con alguno de los coches que tengamos,y la verdad es que se me antoja algo extraño imaginar alguien al que no le gusten los vehículos que tendremos en nuestro garaje a medida que avanzamos en nuestra carrera profesional.

En esta nueva entrega se le da un mayor peso al modo multijugador del título, y sobretodo a la comunidad de jugadores. Ya no sólo competiremos on-line , compartir contenido creado por nosotros mismos (vinilos creados con el potente editor o reglaje de coches) o comprar y vender coches en las salas de subastas, sino que ahora podremos crear y unirnos a clubs de conductores con los que compartir nuestros vehículos (que podremos usar en el modo individual del juego, además) y competir contra otros clubes para aumentar el prestigio del nuestro (vaya, la idea de los clanes, pero en versión automovilística).

El concesionario en tu casa

Autovista es un nuevo modo en el que podremos deleitarnos la vista y los oídos con los más de 20 modelos de vehículos (incluyendo algunos coches “secretos” que aparecerán al desbloquear los demás) súper detallados que encontraremos. En este modo podremos mirar los coches tanto como queramos y observar hasta el más mínimo detalle, y es que además de estar muy detallados en el exterior, tienen realizado con todo tipo de detalles el interior de la cabina, el del maletero y del capó. Además, tenemos varios puntos interactivos del coche en los que una voz en off nos comentará detalles del vehículo en cuestión, que servirán para conocer mejor esas joyas. Y por si fuese poco, tendremos un resumen “general” del coche con la voz de Jeremy Clarkson, uno de los carismáticos genios amantes del motor al cargo del magnífico programa Top Gear (que, por cierto, también es el que pone su voz a la presentación del juego), cuyo ácido sentido del humor hará acto de presencia aunque algo “rebajado”. Este modo empieza con unos pocos modelos disponibles, pero podemos desbloquear los coches de este modo en cualquier orden. Para hacerlo, simplemente deberemos superar un reto (bastante facilón, por cierto) que se basa en adelantar un número determinado de oponentes o en ganar una carrera. Eso sí, este modo no está exento de fallos, y es que el control no es excesivamente preciso con el pad, y es que parece pensado para Kinect y adaptado al mando posteriormente.

Pasando a los aspectos técnicos del juego, hay que diferenciar el modo autovista (simplemente sublime, casi perfecto) del resto de modos, y es que como ya he comentado los modelos de este modo son menos y han sido recreados especialmente con el fin de ser reproducciones lo más fieles a la realidad posible. En el resto de modos, gráficamente se muestra muy sólido, destacando los modelados de los coches (muy detallados igualmente), aunque no hay que despreciar la calidad en la reproducción de los escenarios, cuidados, detallados y muy coloridos. La cantidad de coches simultáneos en pista no es despreciable (hasta 16 simultáneamente, incluyendo el nuestro, obviamente), y todos ellos con un sistema de daños correcto (aunque algunos modelos sólo se abollan y rascan la pintura, otros pierden piezas. Es cierto que podría ser mejor, pero lo que está no está nada mal, y más teniendo en cuenta que todos los coches son licenciados y no todas las marcas están muy interesadas en que sus coches se “estropeen”), además de unos efectos cuidados. Pero en plena carrera, y dependiendo del coche y del circuito, la iluminación juega una mala pasada y es que en ocasiones el coche es demasiado brillante, como si estuviese forrado de espejos, mientras que otros vehículos en otros circuitos siguen teniendo la apriencia de plástico de la que hacían gala en la anterior entrega de esta saga. Bueno, lo cierto es que a nivel de iluminación, pese a estar muy logrado y presentar unas mejoras más que notables respecto a la entrega anterior (como ya he dicho, el problema anterior no se muestra siempre, sólo con algunos coches en algunos circuitos), está algo por debajo a su principal rival: Gran Turismo 5, título que parece más vivo, más real. Otro aspecto gráfico que me ha disgustado es el hecho de que los coches tienen detalles muy cuidados en su cámara interior, como los marcadores, el volante o incluso detalles del salpicadero, pero luego presentan detalles más visibles pero más descuidados (me refiero, concretamente, a la esquina del marco del parabrisas, que en algunos coches está formada por dos polígonos… y mal puestos, además). El aspecto sonoro sí que destaca, puesto que los efectos están cuidados, destacando el mimo que se ha puesto a la hora de recrear los sonidos de los motores: simplemente perfectos. La banda sonora acompaña, pero os recomendaría que la desactivaseis en carrera (lo he hecho hasta yo, que me gusta más conducir con música. Pero claro, con estos sonidos tan cuidados es casi un insulto poner canciones de fondo…). Eso sí, debo decir que en algunas ocasiones, algunos efectos (sobretodo de colisiones) suenan un poco “extraños”, como si los golpes los diésemos con cajas en vez de con coches.

Para terminar, mencionar que el juego viene dividido en dos DVDs. El primero de ellos sirve para jugar propiamente dicho, mientras que el segundo de ellos contiene datos del juego que instalaremos en el disco duro de nuestra consola de forma voluntaria. Es cierto que si no se instalan no dispondremos de varios coches que en el juego están (los veremos en el menú del concesionario, pero no los podremos comprar y se nos indicará con un cartel que están disponibles en el segundo DVD), pero es un alivio saber que no es necesario (aunque si recomendable) instalar este paquete de datos. Además, el juego sigue siendo jugable de cabo a rabo, sólo afecta a qué coches podemos usar.

YouTube Preview Image

Tan desafiante o sencillo como uno quieraPor lo general, gráficamente impecable

El modo Autovista, un añadido interesante

Conducir es una gozada

Daños estéticos y mecánicos en coches licenciados

Más largo y variado que nunca

La OST no está a la alturaFallos gráficos (iluminación, carga poligonal…)

Fallos en la física durante algunos choques

El sistema de rebobinado no es “contínuo”

Faltan cambios climáticos y ciclos día/noche

VALORACIONES

Forza Motorsport 4 no es perfecto, pero sí el mejor título de la saga, y con diferencia. Aún tiene cosas por pulir, pero lo cierto es que el camino que está tomando la saga es muy bueno. Un título recomendable para todo el mundo que disfrute con los coches, y es que no hace falta ser un crack en esto de la conducción o un súper forofo del motor para disfrutar con éste título que, por otra parte, hará las delicias de los más exigentes del lugar gracias a su posibilidad de amoldarse a los gustos, preferencias y habilidades de todo tipo de jugador.

Comparte este artículo!

Acerca del Autor

13-1-1991. Barcelona. Mente enferma cuya principal afición (aunque prácticamente se ha convertido en una obsesión) es el mundo del videojuego. Empecé mis andadas con una SNES y una Atari Lynx, y actualmente le doy un poco a todo (retro y actual, aunque la consola que más horas me roba es la Xbox 360), sintiendo especial predilección por las ediciones importadas (Japonesas principalmente)

9 Comentarios

  1. Dani November 1, 2011 a las 4:56 pm

    genial análisis chicos
    una pena que no se pueda jugar de noche ni con lluvia, no entiendo como hn descuidado algo tan básico. Aun así, es uno de los mejores juegos de conducción q he probado, se nota la pasión del equipo de desarrollo

    Saludos

    • Scope131 November 1, 2011 a las 8:36 pm

      Gracias por tu comentario.

      Como ya comento en mi análisis, este es un punto flaco que DEBEN solucionar YA, puesto que la competencia sí presenta cambios climáticos. Y los ciclos día y noche también se deberían añadir, aunque al menos tenemos el consuelo de que existen algunos circuitos con diferentes momentos del día (mediodía, atardecer…) que, si bien no es lo mismo, algo hace… 😛

      Y sí, se nota que la gente de Turn 10 es una apasionada del motor… 🙂

  2. simcity3000 November 1, 2011 a las 5:09 pm

    Genial! genial genial! Me ha encantado este analisis. Me he reido con cosas (que son ciertas) como esta: “como si los golpes los diésemos con cajas en vez de con coches”. Además has puesto “destacando el mimo que se ha puesto a la hora de recrear los sonidos de los motores”, lo cual es 100% verdad, con la cantidad de juegos de coches que hay y parece mentira que hasta el “intocable” Gran Turismo 5 tiene los ruidos de los motores mal hechos (suenan como cafeteras, aspiradoras… de todo menos un motor). En Forza 4 se escucha incluso el ruido de los inyectores de combustible… es sencillamente impresionante.

    En fin, un analisis muuuy completo y que resume bién este juego. Tu le pones nota al juego y yo a tu analisis: 9,99/10

    • Scope131 November 1, 2011 a las 8:41 pm

      Gracias por tu comentario.

      Sobre lo que comentas, me alegra saber que mi análisis te ha gustado tanto… 😀 Siempre es agradable recibir estos halagos, sobretodo de alguien tan apasionado del motor como tu… 😛

      Lo de los sonidos de los motores, son increíbles (algo en lo que, claramente, gana FM4 a GT5, y si dices lo contrario mientes), cierto. por eso se me hace tan extraño que otros sonidos (colisiones) estén tan poco cuidados… :S

  3. Darth Ka November 1, 2011 a las 8:17 pm

    Sigo prefiriendo una conducción más arcade (NFS, Burnout), pero para los amantes de la simulación este título es imprescindible.

    • Scope131 November 1, 2011 a las 8:43 pm

      Gracias por tu comentario, compañero.

      Yo, hace tiempo, era mucho más de conducción arcade que de simuladores (aunque Gran Turismo siempre ha tenido un hueco en mi corazoncito), pero últimamente estos simuladores más “ligeros” han hecho que me interese más por el mundo del motor. Y sí, es un imprescindible para todo aquél amante de la simulación que tenga una Xbox 360.

  4. Clark November 1, 2011 a las 8:47 pm

    Soberbio análisis compañero, destacas todos los puntos, buenos y malos (que también los hay).
    Lo poco que he jugado me ha gustado bastante. Eso sí, al igual que Darth Ka, soy más de conducción arcade. Recientemente he descubierto el grandísimo Gran Turismo 5 con mi volante Logitech G27 (indispensable jugar con él, ya que sino el juego parece otro) y creo que este Forza 4 no tiene nada que envidiarle (a excepción, claro está, de que aquí no podemos jugar de noche o con efectos climáticos, un error imperdonable).

    Quisiera destacar el nuevo volante inalámbrico que ha sacado Microsoft para este juego, el cual he podido probar y no va nada mal, la verdad, mucho mejor que jugarlo con Kinect (que ni aguanté una carrera por el cansancio de mis brazos al mantenerlos todo el rato en alto)

  5. Diego November 2, 2011 a las 8:18 am

    Fantástico este análisis, de los mejores q he leído
    Forza 4 es un juego obligado para todos los amantes de la simulación en 360. Es una pena que no hayan puesto todo el mimo necesario en ciertos aspectos, entre ellos efectivamente todos los Contras que habéis encontrado en el juego y que detalláis muy bien

  6. _Negale_ November 2, 2011 a las 9:07 am

    Gran análisis eric. La verdad es que este juego me ha dejado un gran sabor de boca, y a título personal creo que es el referente en cuanto a simulación se refiere de esta generación.

    Con respecto a los cambios climatológicos, es cierto que se echan en falta, pero doy un voto a favor de turn 10 que manifesto que, al no disponer de la suficiente cantidad de datos como en el caso de la conducción en seco, con su colaboración con Pirelli, prefería no implantarlo de momento hasta poder hacerlo de la misma forma solvente que ha hecho en seco. No nos olvidemos que el tiempo de desarrollo desde su anterior entrega no ha sido tan elevado y “MÁS” si lo comparamos con su homónimo de PS3. Aunque si espero que en un futura entrega puedan incluirlo.

Deja tu comentario