Vicioplanet

Análisis Lollipop Chainsaw

Clark June 21, 2012 360, Análisis, PS3 7 Comments

Confieso mi admiración por el trabajo del maestro Goichi Suda (Suda51 para los amigos), un artista que consigue plasmar su particular y marcado estilo en cada uno de sus títulos, apelando a las referencias, la cultura de masas y la hibridación de contenidos pertenecientes a campos como el cine, la música o la literatura. Killer7, No More Heroes o Shadows of the Damned dan buena fe de ello. Está clarísimo que Grasshopper Manufacture no sería lo mismo sin este genio antisistema, ligado a la compañía desde 1998, que bien poco le importa lo que digan de sus obras o las ventas que cosechen estas, un tipo muy fiel a sus principios artísticos.

El hilo argumental de este nueva obra llamada Lollipop Chainsaw es tan simple como absurdo, y es una mera excusa para ponerse a descuartizar zombies con nuestra sierra mecánica. Este nos pone en el papel de Juliet Starling, la hija mediana de una familia de cazadores de zombies, una exuberante cheerleader de 18 añitos recién cumplidos y una desproporcionada talla de sujetador, que ve como su novio Nick, al que quiere con demencia, es mordido por unos zombies con la consecuente infección. A la chica no se le ocurre otra cosa que cortar por lo sano y evitar que el pobre Nick se convierta en uno de esos no-muertos, y gracias a un conjuro consigue mantener con vida su cabeza para transportarla colgándola de su cintura como si de un llavero se tratase. Un detalle que nos lleva a mencionar la obsesión del estudio por las cabezas (recordad la cabeza de la lavadora en Killer7 o con Johnson, la calavera infernal de Shadows of the Damned).

Lollipop Chainsaw Screenshot

Sorprende que el guión de James Gunn (Amanecer de los Muertos) no de más de sí, aunque tampoco lo pretende en ningún momento. Lo que no sorprende son las influencias que toma prestadas ni el cúmulo de clichés rindiendo tributo al cine de serie B a modo de parodia al arquetipo zombie de un tal George A. Romero (el nombre del instituto de nuestra protagonista no es ninguna coincidencia) o toda esa caracterización del clásico instituto americano que tantas veces hemos visto en las películas, bebiendo en gran demasía de aquella gran comedia negra titulada El regreso de los muertos vivientes.

Todo este cóctel zombi viene acompañado por una estética de cómic, estrellitas de arco iris y chupa chups que logran disimular con elegancia la penosa implementación de ese Unreal Engine 3 (francamente, después de ver el fascinante resultado obtenido con Asura’s Wrath, este Lollipop Chainsaw se queda muy atrás). Los diálogos del juego son tronchantes y protagonizan los momentos más divertidos del juego, especialmente cuando esté por medio el pobre Nick, o más bien lo que queda de él (al loro con la corbata, no tiene desperdicio), pues soltará los sarcasmos más brutos del juego.

Lollipop Chainsaw Screenshot

El sistema de combate se basa en dos botones de ataque con la sierra (bajo/rápido y alto/fuerte), otro para aturdir a los zombis con los pompones y un cuarto para saltar y evadir ataques. Mediante estos cuatro botones conseguimos un buen número de combos si los vamos desbloqueando (20 en total), para ello usaremos las monedas doradas obtenidas durante el recorrido en la correspondiente tienda, ya sea acabando con los zombies o sus jefes (cuanto más impecable sea nuestra actuación con la sierra y los pompones, más monedas caerán) o buscando en algún lugar recóndito del mapeado (tampoco nos estrujaremos mucho la cabeza puesto que esos pasillos no dan lugar a la exploración). Podemos adquirir objetos que incrementan nuestros atributos (salud, fuerza, distancia y recuperación) u otros objetos como tickets para la ruleta de Nick (un cachondeo más), balas para el disparador motosierra, chupachups para regenerar la vida, así como los distintos trajes de nuestra protagonista, artworks y distintos MP3 que podemos desbloquear con las monedas platino (más difíciles de obtener, claro está).

El juego no deja de ser un beat’em up a la antigua usanza, lo que hoy en día llamamos hack’n slash, y podríamos definirlo a groso modo como una mezcla de Onechanbara con No More Heroes, con un sistema de combate extremadamente simple que le cuesta arrancar (hasta que no compramos unos cuantos combos y mejoramos algunas habilidades), lo cual acaba desembocando en una monotonía excesiva, pese a que hace méritos por evadirla con breves minijuegos de basquet, béisbol, pacman, segar zombies con una cosechadora o los bailecitos de nuestro querido Nick con secuencias QTE controlando algunos cuerpos de zombies, entre otros (tampoco os vamos a desgarrar la fiesta).

Lollipop Chainsaw Screenshot

Olvidaros de precisos sistemas de combos bien hilados y trabajados al estilo Bayonetta, Devil May Cry o Ninja Gaiden, ya que en este aspecto Lollipop Chainsaw muestra su peor cara, demostrando el arte de aporrear botones. No pedimos que reinventen la rueda, pero si vamos a estar toda la aventura repartiendo a diestro y siniestro, lo mínimo es un sistema satisfactorio que motive y anime a seguir aporreando, o al menos a hacerlo con arte. Aquí el único arte lo ponen las piruetas, movimientos y coreografías de nuestra protagonista enseñando carne, que está muy bien pero se vuelve un poco cansino hacia la mitad de la aventura. No tenemos posibilidad de enlazar ni de cancelar combos, ni siquiera de contraatacar o bloquear, aunque nuestros enemigos con un simple manotazo sí pueden interrumpir nuestras acciones, resultando en niveles altos de dificultad de lo más absurdo usar combos largos (raramente terminaremos de ejecutarlos). Por no hablar del lamentable sistema de apuntado de nuestra motosierra o el control en los momentos de carrerilla para saltar por unas rampas, que no se aprecia ni un ápice de interés en hacer un sistema cómodo y resulta un auténtico engorro (os acordaréis de estas palabras al jugar el partidito de béisbol).

En lugar de eso, han focalizado todos sus esfuerzos en los diseños y las animaciones de nuestra protagonista, brillantes eso sí, pero el precio que pagamos es demasiado alto (es que ni se han parado a revisar la cámara del juego) y acaba por lastrar de una forma importante nuestra experiencia de juego. Debido a ello hacen bien en intentar desviar nuestra atención hacia esa personalidad tan marcada de los personajes principales y sus exageradas representaciones, las situaciones más surrealistas posibles, los minijuegos y todo tipo de parafernalias cursis como decapitar a unos cuantos zombies de golpe con estrellitas y color de rosa, o al activar la barra de estrellitas y transformarnos en Super Mario Bros para matar de un plumazo a todo cuanto nos rodea; momentos y situaciones que adornan muy eficazmente el producto.

Lollipop Chainsaw Screenshot

Al igual que ya sucedía en No More Heroes, las batallas contra los jefes finales son uno de los momentos más memorables del juego. Tenemos a un punki llamado Zed con cresta de mohicano que está como una regadera, Mariska la hippie perroflauta, el rey del Metal Vikke el Vikingo, el Barón Samedí del Funk o Lewis el Rock’n Roller Zombie; todos ellos comandados por Swan, una mezcla de nuestro querido Jigsaw con el gótico de IT Crowd, el responsable de abrir el portal al Mundo Podrido (la visión particular del infierno de James Gunn) y convertir en zombies a todos los alumnos y profesores del instituto. Se nota la pretensión de Suda51 de escenificar y dotar al título de ese componente musical, siguiendo el ejemplo del grandísimo Brutal Legend que tan buenos resultados obtuvo.

Pero no os penséis que Juliet está sola ya que cada miembro de esa familia de locos le va soltando un regalito en cada fase, los cuales nos ayudarán en cada nueva fase (debido a ello, no podremos jugar las fases anteriores con esas nuevas armas). Por si no fuera suficiente, también contaremos con la inestimable ayuda del profesor Morikawa, un Sr. Miyagi con la mente pervertida del mismísimo Mutenroshi, nuestro mentor en este peculiar arte de matar zombies (aunque más que ayudar, se dedicará a deleitarse en las curvas de la protagonista).

Lollipop Chainsaw Screenshot

Tocando los aspectos más técnicos, es imposible pasar por alto los molestos y desafortunados tiempos de carga. El juego corre con el amortizadísimo Unreal Engine 3, aunque como ya hemos comentado al inicio del análisis, no han estado muy acertados y sus resultados distan mucho de otras obras como Asura’s Wrath o Batman Arkham City. Los escenarios son exageradamente pasilleros y además te llevan de la mano en todo momento (con flechitas para que no te pierdas), con un pobre nivel de detalle, algún que otro bug sin demasiada importancia y popping (sí amigos, popping en un juego pasillero, lo nunca visto). Las animaciones de nuestra protagonista son espectaculares y es evidente hacia donde han ido todos los esfuerzos de la desarrolladora, así como el extraordinario trabajo a nivel artístico (brutal esa estética de cómic, le viene como anillo al dedo) y el buen repertorio y variedad de zombies enemigos. Sin embargo, el resto de animaciones están a otra división: enemigos absolutamente planos y sin apenas animaciones, físicas mejorables, texturas de baja calidad o movimientos bruscos.

El apartado sonoro es otra cosa, Akira Yamaoka en estado puro (si todavía hay alguien que no conozca a este artista que haga el favor de jugar a algún Silent Hill). Su trabajo en el presente título es loable y consigue fusionar en un mismo título temas de factoría propia con otros más ochenteros de Toni Basil o Dead or Alive representando los distintos tipos de música de cada personaje y ambientación. Como ya era de esperar, el título no viene doblado a nuestro idioma, únicamente subtitulado, aunque a su favor hay que decir que está muy cuidado.

Lollipop Chainsaw Screenshot

Lollipop Chainsaw nos ha hecho recordar aquellos añorados salones recreativos con una mecánica al más puro estilo “Yo contra el barrio” (aunque sin opción de 2 players). Cinco largas fases (más el prólogo y el epílogo) que nos llevan a hacer de todo con nuestra sierra eléctrica durante un par de tardes (6-7 horas). Un juego tan criticable como divertido que seguro no dejará indiferente a nadie. Es difícil amarlo, pero también muy difícil odiarlo, pues tras esa estética de cómic y demencias varias se esconde un producto con personalidad propia (como todo lo que hace Suda51), cuidado artísticamente y muy cachondo, aunque con un desarrollo un tanto irregular y algún que otro fallo más o menos grave.

YouTube Preview Image

Humor macabro
Las perlas que suelta Juliet y los sarcasmos del novio
Grandísimos los jefes finales
Original y divertido
Gran contenido desbloqueable a través del juego (nada de DLC’s)

Ausencia de modo 2 players
Tiempos de carga muy molestos
Demasiado pasillero y repetitivo
Sistema de combate MUY pobre (combos que ni se enlazan ni se cancelan) y con algún problema en el control
Pocas ganas de rejugarlo

VALORACIONES

Lollipop Chainsaw hay que verlo como lo que es, una parodia bizarra llena de clichés a modo de homenaje al cine de clase B de Romero y compañía apostando por la risa fácil. Un título que tiene tantos puntos buenos como malos (con un poco más de esfuerzo podrían haber solventado muchos de ellos), con una destacada ausencia de un modo cooperativo que venía servido en bandeja y hubiera ayudado a superar esa monotonía.

El juego no llega al extraordinario nivel al que nos tiene acostumbrados Suda51, aunque su mano artística está presente en todo momento y es fácil cogerle cariño a Juliet. Sin embargo, y pese a que en líneas generales es divertido y nos saca unas buenas risas, es justo reconocer sus carencias: un sistema de combate desfasado acompañado de un apartado técnico mejorable (implementación del motor gráfico, tiempos de carga, cámara, etc.), aspectos que lastran la experiencia de juego pero que no impiden divertirse con él.

Comparte este artículo!

Acerca del Autor

Técnico informático titulado y veterano jugón desde tiempos ancestrales. Empezó sus andanzas con un MSX SONY HIT-BIT que le regalaron sus padres a la temprana edad de 6 años y la Atari de su primo. Posteriormente vinieron la NES, con la que pasó sus mejores momentos junto con su hermano, SuperNes, MegaDrive, N64, Dreamcast, etc., hasta las actuales de nueva generación (PS3, 360 y Vita). Administrador de esta humilde morada y coleccionista enfermizo de videojuegos retro

7 Comentarios

  1. acejosele June 21, 2012 a las 8:48 pm

    Pese a que me encantan los juego de Suda51 con este juego decidí tomarme un tiempo para pillarlo. Ahora y leyendo el análisis veo que he echo lo mejor, se despejan mis dudas. Así que lo pillaré cuando baje un poco ;)

  2. David June 21, 2012 a las 9:23 pm

    GRANDIOSO análisis. El juego me lo pillaré, pero está claro q no a 60€. Es un juego de 15 pavos como mucho
    gran detalle de incluir todo el contenido en el juego

  3. Musicgare June 22, 2012 a las 7:04 am

    brutal este análisis, de los mejores de esta casa. Es q puedo decir q estoy totalmente de acuerdo en todo lo q dices. El juego está bien por las burradas y las idas de olla de Suda51, pero en temas jugables deja mucho que desear
    La nota me parece muy justa
    Saludos

  4. 4everjugon June 22, 2012 a las 9:01 am

    Un buen análisis que refleja bastante bien lo que es el juego. Lo digo tras habérmelo pasado. Puede que guste a muchos, cual película de serie B. Aunque para la mayoría de gamers se quede simplemente, en divertido, colorido, fácil y muy corto.

  5. McRillo June 23, 2012 a las 10:32 am

    Shadow of the Damned acabo siendo una propuesta notable, y de este trabajo de Suda51, esperaba algo más.

    Por lo que comentas, Clark, creo que es un juego de fin de semana que no justifica para nada 60 pavos.

    Gracias por el genial y sincero análisis.

  6. Tiex August 29, 2012 a las 4:37 pm

    Muy buen análisis ;)

    Yo por mi parte estoy esperando a que baje de precio para hacerme con el, porque jugarlo, tengo que jugarlo si o si.

  7. JUNKIngeniero October 23, 2012 a las 12:17 am

    Me gusto la honestidad del analisis… Tb le echare el guante pero cuando no me duela pagar por el :P

Deja tu comentario