Vicioplanet

Análisis Oddworld: Abe’s Oddysee New n’Tasty

En los años 90, en plena transición hacia las 3D y con las aventuras gráficas pegando fuerte, el género de las plataformas de acción y aventuras vivía su edad dorada. Títulos como Another World (1990), Flashback (1992) o Blackthorne (1994), tomaron la base del grandísimo Prince of Persia (precursor del género) y nos hicieron disfrutar a lo grande. Juegos en 2D de scroll fijo en el que avanzábamos a través de pantallas superando todo tipo de puzles o pruebas de habilidad mientras nos enfrentábamos con algún enemigo.

Entre todos estos títulos aparecería en el año 1997 uno que marcó la generación de los 32 bits llamado Oddworld: Abe’s Odysee. Imaginación, carisma y humor negro se encontraron en este juego aparecido inicialmente en la primera Playstation (y porteado a PC y Game Boy). El caldo de cultivo perfecto con escenarios prerenderizados (la moda por aquel entonces) y un impresionante apartado artístico para crear un extraño mundo llamado Oddworld, donde in-habitan unos seres todavía más raros, los mudokons, una raza de zoquetes despreocupados que viven esclavizados en las fábricas de los Glukkons en lo más profundo de la selva.

Oddworld: Abe's Oddysee New n'Tasty Screenshot

El juego presentaba un protagonista atípico, Abe, una de estas indefensas y endebles criaturas que, sin querer, descubrió el oscuro y perverso plan de Molluck que amenazaba a toda la raza mudokon. Nuestro protagonista debía escapar de las granjas hostiles de los Glukkons repletas de trampas y enemigos para salvar a sus congéneres. Una jugabilidad que se basaba en la fragilidad de su protagonista, prácticamente indefenso ante los envites enemigos, donde la única posibilidad de salir victorioso era actuar con astucia (la nuestra) y sigilo, ya que de lo contrario y al ser descubierto, solo podía huir y esconderse para no acabar mordiendo el polvo o, peor aún, volado en pedacitos.

Oddworld fue una saga pensada inicialmente como pentalogía, donde manejaríamos a diferentes criaturas del Oddworld. Sin embargo, tal fue el éxito de aquel primer juego que tan solo un año más tarde (1998) aparecía su continuación, Abe’s Exoddus, ampliando las aventuras del primer título, añadiendo nuevos enemigos y una nueva mecánica de estado de ánimo para nuestros queridos mudokons, teniendo que usar el correspondiente icono para guiarles hacia la salida. La verdadera secuela llegaría en 2001 bajo el nombre de Munch’s Oddysee. El juego evolucionó a entornos tridimensionales cambiando de plataforma (Xbox), de desarrolladora (Microsoft Game Studios) y hasta de protagonista principal, presentándonos a una nueva raza, los gabbit (aunque también aparecería el bueno de Abe para ayudar en las tareas de rescate, pudiendo cambiar el control de ambos en cualquier momento). El último juego de la saga, Strange’s Wrath (Xbox, 2005), cambió completamente el sistema de juego hacia la acción en primera persona, con nueva ambientación (una especie de viejo Oeste) y un nuevo protagonista, Strange, un cazarecompensas con una historia más personal. Pese a que no era un mal juego, ya había perdido toda la esencia de la saga.

Oddworld: Abe's Oddysee New n'Tasty Screenshot

Oddworld: New’n Tasty es un remake del primer título, Abe’s Odyssey, con la misma historia y el mismo esquema jugable pero con un renovadísimo apartado técnico, más acorde a los tiempos contemporáneos actuales. Esa fórmula de plataformas, puzles y sigilo, aderezado con pequeñas dosis de acción, aguanta francamente bien el paso de los años y permanece prácticamente inalterada. Los esfuerzos del estudio se han centrado en modernizar esa mecánica y actualizar el apartado gráfico para crear esa atmósfera que refleja a la perfección la sordidez del argumento y la soledad del protagonista. Se ha actualizado el scroll de los escenarios (recordemos que en el original eran pantallas estáticas) y ahora estos tienen desplazamiento lateral.

La historia viene a ser la misma, aunque los escenarios y algunas situaciones han cambiado considerablemente. Para escapar de las granjas hostiles RuptureFarms, debemos superar un sinfín de desafíos mientras sorteamos a todos los enemigos que tratarán de impedir a toda costa nuestra huida. Esto implica pasar de puntillas para no alertar a los guardias, activar palancas para acceder a nuevas zonas o sortear todo tipo de trampas afiladas y explosivas. El plataformeo sigue siendo uno de los pilares en los que se sustenta toda la aventura: precisos saltos y movimientos que pondrán a prueba nuestras habilidades. El otro pilar principal son los puzles, situaciones que pondrán a prueba nuestra astucia y en las que debemos hacer uso de cualquier objeto o recurso que tengamos a nuestro alcance por el escenario, como el uso de piedras o carne para despistar a nuestros enemigos, la desactivación de minas o camuflarnos tras cortinas de humo.

Oddworld: Abe's Oddysee New n'Tasty Screenshot

El hecho de que el juego tenga vidas infinitas no lo hace más sencillo, ya que el dificultad radica en los puzles y pruebas que nos encontramos durante la aventura. En cada escenario hay algún reto a superar para poder seguir avanzando. Plataformas llenas de puzles que ponen a prueba nuestra pericia y astucia para resolver de la mejor manera cada situación y no acabar con las tripas esparcidas por la pantalla. El clásico método de ensayo y error que tanto engancha, perfectamente adaptado a los tiempos que corren con abundantes checkpoints, un salvado rápido y tres niveles de dificultad que hacen de la experiencia de morir menos desesperante que antaño. No es un camino de rosas y por momentos la dificultad se acentúa, pero se ha suavizado ligeramente esa ardua, y hasta cierto punto irritante, experiencia pasada, convirtiendo al juego en mucho más accesible.

Por si no tuviéramos suficiente con sobrevivir a todas estas trampas y enemigos que nos saldrán al paso, tenemos también el deber de rescatar a nuestros hermanos mudokon que están esclavizados en las galerías de la fábrica. Una tarea voluntaria pero que nos deja la conciencia bien tranquila si la hacemos (y nos permitirá ver el final bueno del juego). Para ello disponemos de un sistema verbal para comunicarnos con ellos y pedirles que nos sigan o se detengan (siempre saludándoles previamente para que nos presten atención), y también para indicarles contraseñas mediante silbidos y las clásicas ventosidades, uno de los mejores y más disparatados momentos del juego. Por último tenemos los cánticos a modo de ritual que nos permitirán controlar a los Sligs (esos seres armados y erguidos con aspecto alienígena) para nuestra cruzada, o momentos más veloces a lomos de nuestro querido Elum, quien nos ayuda a superar algunos obstáculos (siempre que no se nos escape a comer miel) en distintos compases del juego.

Oddworld: Abe's Oddysee New n'Tasty Screenshot

Este sistema de control se ha modernizado considerablemente, mejorando el tiempo de respuesta de los saltos, permitiendo liderar grupos de varios Mudokons al mismo tiempo, recoger varios objetos como piedras o detonadores (no únicamente uno como antiguamente) o la posibilidad de apuntar con el stick derecho para lanzarlos. Pequeños cambios en la jugabilidad que mantienen la misma esencia que el original pero haciéndolo más accesible para la nueva generación de jugones.

Gráficamente el juego es espectacular.  El estudio independiente Just Add Water (quienes ya realizaron las adaptaciones HD de Munch’s Oddysee y Stranger’s Wrath), bajo la supervisión de Lanning, ha invertido 30 meses en rehacer todo el juego desde cero. El resultado salta a la vista: Preciosos escenarios con un diseño gráfico limpísimo y muy legible, personajes dotados de gran carisma, asombrosas animaciones y un modelado realmente excelente con un nivel de detalle encomiable. Todo ello bajo la batuta de Unity (una herramienta que, por cierto, ha sido ofrecida recientemente por SONY a los desarrolladores) y a unos maravillosos y deseados 60fps y 1080p.

Oddworld: Abe's Oddysee New n'Tasty Screenshot

El apartado de sonido luce a un gran nivel, con unos efectos de sonido y una banda sonora brillantes (mención especial para el temazo de los créditos finales: ‘Born to love you’). Por desgracia, este remake no llega doblado a nuestro idioma, pese a que las voces en inglés son soberbias. Algo solo achacable dado que quienes lo jugamos hace 17 años recordamos con gran nostalgia ese sensacional doblaje al español.

 YouTube Preview Image

Plataformas de la vieja escuela.
Divertido y desafiante.
Gráfica y artísticamente espectacular. Y a 1080p con esos fluidos 60fps.
Acertadas mejoras en las mecánicas jugables.
El carisma de los personajes, especialmente del bueno de Abe.

No está doblado al español.
Que no salga en físico.

Nota-Analisis-New-n-Tasty-Oddworld-Abes-Oddysee

VALORACIONES

Abe’s Oddysee es un juego atemporal, un clásico imperecedero cuya fórmula jugable sigue vigente aún a día de hoy. New ‘n’ Tasty actualiza dicha fórmula reinterpretando todos y cada uno de los elementos que despuntaron hace 17 años en uno de los mejores remakes que se han hecho hasta la fecha.

El juego ha sido rediseñado desde cero con todo el mimo y el respeto hacia el original. Un emotivo y nostálgico homenaje a todo el universo Oddworld y a toda esa generación de plataformas de la vieja escuela nacidos tras el grandísimo Prince of Persia. Un título tan apto para quienes lo disfrutaron en su momento como para aquellos que quieran darle un tiento. Os garantizamos que no os arrepentiréis.

Comparte este artículo!

Acerca del Autor

Técnico informático titulado y veterano jugón desde tiempos ancestrales. Empezó sus andanzas con un MSX SONY HIT-BIT que le regalaron sus padres a la temprana edad de 6 años y la Atari de su primo. Posteriormente vinieron la NES, con la que pasó sus mejores momentos junto con su hermano, SuperNes, MegaDrive, N64, Dreamcast, etc., hasta las actuales de nueva generación (PS3, 360 y Vita). Administrador de esta humilde morada y coleccionista enfermizo de videojuegos retro

1 Comentario

  1. Sergio September 18, 2014 a las 1:04 pm

    Gran juego, que viciadas me había pegado, lastima que no tenga traducción al español.

    Como siempre gracias por estos análisis!!

Deja tu comentario