Vicioplanet

Análisis Shadows of the Damned

Los que no tengáis plan para este verano, Electronic Arts os propone un frenético viaje a las mismísimas entrañas del infierno, en un juego de acción pura y dura en tercera persona dónde no faltará un elevado nivel de gore, erotismo y humor negro.

El comandante, Grasshopper Manufacture, les da la bienvenida y en nombre de la tripulación: Suda 51, Shinji Mikami y el compositor y músico Akira Yamaoka (…casi nada), les desean un feliz vuelo.

DE BUENA CUNA

Hablar de estos tres individuos es sinónimo de garantía, puesto que a sus espaldas tenemos las 4 primeras entregas de Resident Evil, Devil May Cry, Dino Crisis, Onimusha, Viewtiful Joe, Killer 7 o Vanquish entre otros, además de la BSO de la saga Silent Hill.

Aunque hablar de Grasshopper Manufacture, tampoco deja indiferente a nadie, puesto que sus trabajos emanan una identidad propia diferenciándose del resto por su propia esencia con aires surrealistas, tal como vimos en No More Heroes, Killer 7 o el propio Flower.

Shadows of the Damned Screenshot

MÁS VALE SEGUIR SOLTERO…

La aventura nos pone en la piel de un cazademonios mejicano llamado García Hotspur. Después de acabar con un demonio en un callejón de su ciudad, vuelve a su apartamento, dónde su novia Paula es secuestrada por el Señor de las Tinieblas, el malvado Flemming.

Su misión pues será adentrarse en una especie de mundo paralelo dónde reside la dimensión demoníaca, y dónde poder acabar con toda la horda de secuaces de Flemming, para llegar a su castillo, derrotarle y rescatar a su amada Paula…. algo típico, la verdad.

ACCIÓN SANGRIENTA EN TERCERA PERSONA

En un inicio, después de un breve tutorial, ya comenzamos a ver el talante grotesco y jocoso de García, con comentarios subidos de tono, chulescos y socarrones, que nos esbozarán más de una carcajada a lo largo del juego. Esta mezcla de tragicomedia se acentúa gracias al irreverente e inseparable calavera llamada Johnson, que en su día fue un antiguo demonio y que tiene la propiedad de transformarse en cualquier objeto (antorchas, armas o incluso motocicleta). De hecho será nuestra principal arma durante la aventura, con todas las variantes y evoluciones que más adelante veremos.

Shadows of the Damned Screenshot

Como decíamos, el juego es el clásico shooter en tercera persona, y que da la sensación que ha bebido de muchas fuentes. La influencia en la historia de Devil May Cry o Dante’s Inferno, está más que clara, sin olvidarnos de  la atmósfera y ambientación que os recordará en algún momento a Silent Hill y un sistema de ataque parecido a Resident Evil 4-5, y pudiendo disparar y desmembrar partes del cuerpo, y que irremediablemente encontraréis similar al apoteósico Dead Space.

Las acciones son las clásicas de apuntar, disparar, atacar cuerpo a cuerpo, esprintar y rodar para esquivar los ataques (no hay salto). También, al cercenar las extremidades inferiores de los enemigos, podremos rematarlos pisoteándolos.

Inicialmente, nuestro querido Johnson adoptará la forma de una particular pistola llamada Big Boner, aunque conforme acabemos con algunos jefes finales iremos consiguiendo una Gemas Azules que nos permitirán transformar a Johnson en una especie de metralleta o lanzagranadas, que además irán mejorando continuamente hasta transformarse en un tremendo y efectivo arsenal.

Conforme dicho armamento evoluciona, tendremos como opción un disparo secundario que permitirá disparar una especie de bombas lapa, supergranadas o disparos teledirigidos. Eso sí, la munición no es infinita en ningún caso, y más bien tiende a escasear, por lo que no será extraño que en muchos momentos debamos atacar mano a mano gracias a la antorcha que manejamos siempre y cuando nuestra calavera particular no esté transformada en arma. Destaca algún “momento bala” al realizar un disparo directo a la cabeza de algún demonio.

Shadows of the Damned Screenshot

Una de las piedras angulares del juego, no sólo en la acción, sino en la resolución de muchos puzzles es el Disparo de Luz, que además de dejar aturdidos a los enemigo (pudiéndolos ejecutar si nos acercamos lo suficiente), nos permitirá iluminar zonas dónde la Oscuridad hace acto de presencia.

Para acabar con la Oscuridad deberemos utilizar el Disparo de Luz (no consume munición) a algunos objetos especiales, como unas cabezas de becerro. El tiempo en este caso apremia, puesto que después de unos segundos sumidos en este estado, nuestro indicador de vida disminuirá hasta que palmemos.

En ocasiones, los puzzles, aunque por lo general rápidos y fáciles, consistirán en encontrar dichas cabezas y dispararles Luz, en otras ocasiones la cosa se complicará, puesto que deberemos ir destruyendo una especie de interruptores repartidos por la escena; si bien, todo muy asequible. Quizás, los más complicados sean los puzzles del penúltimo nivel dónde deberemos rotar unos complejos bloques y jugar con la perspectiva para poder avanzar, o incluso encontrar objetos ocultos.

Shadows of the Damned Screenshot

Hablando de objetos y pese a no necesitarse ningún inventario, podremos recoger por los escenarios y rompiendo cajas y bidonesmunición y botellas de espirituosos que nos aportan salud. Existen unas máquinas expendedoras que no permiten comprar dichos objetos a cambio de Gemas Blancas.

Las Gemas Blancas corresponden al dinero en el mundo demoníaco, y las conseguiremos abatiendo a los enemigos. Sin embargo conoceremos a un tendero, mitad demonio mitad humano, llamado Christopher que a cambio de estas gemas nos facilitará, amén de munición y botellas de alcohol, las preciadas Gemas Rojas, que nos permiten mejorar el ataque de cada uno de los tres tipos de armas, incrementar la salud, alargar el efecto del Disparo de Luz y potenciar el ataque cuerpo a cuerpo con la antorcha. También podremos localizar estas Gemas Rojas escondidas por los escenarios.

Pese a la brutal ambientación y atmósfera, el juego peca excesivamente de cierta linealidad en su desarrollo, centrándose en avanzar de un lado a otro hasta que se bifurca un camino. No obstante el juego no da pie a escoger vías alternativas ni a explorar en demasía, puesto que siempre que se divide dicho camino, irremediablemente volveremos hacia la otra vía, ya que o bien es un callejón sin salida con objetos ocultos o bien encontraremos ciertas llaves para volver y poder abrir la puerta que antes nos bloqueaba. Estas llaves, para que veáis el grado de surrealismo del juego, se representan mediante un ojo, un cerebro o ¡una fresa!… y las cerraduras son unas horripilantes cabezas de bebe a las que debemos alimentar con dicha “llave”.

Shadows of the Damned Screenshot

Aún con dicho desarrollo lineal y con la imposibilidad de retroceder e inspeccionar algún escenario dejado atrás, el juego ofrece momentos originales como varios niveles tipo shoot’em up (matamarcianos) con una estética muy original con personajes y escenarios hechos a modo de recortes y retales, pero que a la larga resulta algo insulso. También encontramos algún nivel dónde afinar nuestra puntería gracias al Hot Boner (genial el momento en el que se transforma) o incluso una breve partida de bolos.

La dificultad por lo general, es algo asequible, y quizás si empecéis con un nivel medio, lo más duchos, acabéis optando por la mayor dificultad. Generalmente los puzzles, como decía, no suponen un elevado reto, aunque algún Big Boss, nos hará reiniciar el combate más de una vez, por su gran tamaño, su resistencia y especialmente por sus variados patrones de ataque y defensa.

El juego os entretendrá de principio a fin durante 7-8 horas, pero no existe ningún aliciente para rejugarlo, ni ningún modo cooperativo que alargue la duración. Eso sí, para los amantes de los trofeos y logros, esta es una buena opción para conseguir un apreciado platino o un buen número de puntos.

Shadows of the Damned Screenshot

AMBIENTACIÓN POR ENCIMA DE TODO    

Sin duda alguna lo más cuidado de este trabajo es la ambientación en todos los aspectos, desde la salsa que aporta García y Johnson, así como la historia, con una trama muy explotada, pero bien resuelta, cargada de gore, erotismo, angustia y ansiedad. Todo ello se podría haber conjugado con un mejor apartado técnico que lejos de los grandes tampoco llega a niveles de muchos de los juegos recientes.

Como no podría ser de otra forma, el motor Unreal Engine, peca de nuevo en la lenta carga de algunas texturas. Además la ambientación oscura y tétrica no permite ninguna paleta amplia de colores, aunque en este caso no es un punto negativo.

Destacan los originales diseños de los enemigos, especialmente de los jefes finales. El protagonista, perfectamente recreado, cuenta con un diseño peculiar y genuino, cargado de tatuajes y cicatrices, pero que conjuga perfectamente con la personalidad del juego; sin embargo, las animaciones de García son bastante pobres, especialmente al avanzar.

Los escenarios, como decíamos, pese a ser pasilleros por lo general, cuentan con un nivel de detalle muy bien conseguido que intensifica el nivel gore, satánico y decadente del mundo de los demonios.

Shadows of the Damned Screenshot

La originalidad de este estudio se plasma hasta en el mapa de inicio de nivel, que a más de uno nos recordará al del mítico Ghost & Goblins, y cuya estética se aprovecha, acertadamente para algunos niveles a modo de matamarcianos. Se combina a la perfección y de forma surrealista escenarios de poblados demoníacos, cuevas o lagos con elementos dispares como explosiones de petardos o cohetes, fases repletas de luces de neón, o incluso con strippers gigantes deleitándonos a nuestro paso.

AKIRA YAMAOCA…PARA QUE DECIR MÁS…

La banda sonora combina melodías guitarreras con sonidos más atmosféricos y tétricos como sólo en Silent Hill vivimos (se nota la mano del mismo creador). Desde la genial y misteriosa melodía del inicio con notas de canción mariachi, hasta canciones melódicas o brutales ritmos heavy cuando la acción se dispara.

El doblaje no está al castellano (aunque sí subtitulado), aunque está perfectamente interpretado y solapado con lo movimientos faciales. Pese a estar en inglés, gracias al carácter latino de García, podremos escuchar alguna de sus lindezas en nuestro idioma.  Además cuenta con un guión más propio de una película de Tarantino y que encaja perfectamente en la ambientación del juego.

YouTube Preview Image

LO MEJOR
LO PEOR

Acción directa y tensión que nos enganchará al sofá

Ambientación y atmósfera surrealista a la vez que tétrica

Carisma y humor irreverente de los personajes

Diseño y combates de jefes finales

Repertorio musical de Akira Yamaoca

Aspecto gráfico desfasado

Duración escasa con poca rejugabilidad

Demasiado pasillero y lineal, sin opción de retroceder en muchos momentos.

La calidad en su conjunto está lejos de la ofrecida en otros trabajos de Mikami y Suda51

Valoraciones

Shadows of the Damned no deja de ser una buena propuesta para aquellos que queráis un juego de acción en tercera persona sin ninguna complicación y para jugar exclusivamente en solitario. Eso sí, no esperéis ningún alarde gráfico ni una duración considerable; de hecho los más exploradores y aventureros lo encuentren muy lineal y pasillero, aunque todos valorarán la tremenda ambientación y atmósfera en este juego.

Comparte este artículo!

Acerca del Autor

Jugón desde la época de los Cassettes, con serias intenciones de montar un golpe de estado para que vuelvan los cartuchos. Se mueve en el entorno laboral financiero, nada que ver con los videojuegos ni la tecnología, y hasta aquí puedo leer. Un crack de las consolas, obsesionado en conseguir trofeos (logros no, que no tiene 360), pero un verdadero patán con los ordenadores (tan solo capaz de usar el pack del Office y el Lotus) y todavía peor en las redes sociales, hasta el punto que hay que llamarle para decirle que tiene un mensaje en Facebook.

8 Comentarios

  1. Alex July 27, 2011 a las 8:33 am

    un juego divertido pero demasiado pasillero. Eso si, la ambientacion es de aúpa

  2. Cole July 27, 2011 a las 2:29 pm

    Tiene muy buena pinta, la verdad, creo que esperaré un poco a q baje de precio

  3. Alberto July 27, 2011 a las 4:20 pm

    Buen análisis, claro y sincero. Puede echar para atrás por esos gráficos simplones, aunque muy bien ambientados, pero es divertido y sin demasiadas complicaciones. Un buen juego para este veranito

  4. Dani July 27, 2011 a las 7:23 pm

    La verdad q es un buen juego, graficamente no es nada del otro mundo y el control no es malo (un Devil May Cry mezclado con un resident evil). Es una lastima que no lo hayan trabajado un poco más

  5. Link July 27, 2011 a las 8:34 pm

    Personalmente el juego me ha gustado, pero no entiendo esa dejadez en el apartado gráfico.
    Maravilloso el cameo de la casa de Evil dead 2, simplemente fantástico

    genial análisis, como de costumbre

  6. Tiex July 28, 2011 a las 9:42 am

    Yo esperaré a que esté barato en UK y me haré con el, porque me atrae y mucho 😉 Buen análisis

    • Clark July 28, 2011 a las 7:30 pm

      Yo estoy con Tiex. El juego me atrae pero no para pagar 70 pavos
      A mi me da que es de esos juegos que en nada ya están a 30€ en UK 😉

  7. McRillo July 29, 2011 a las 4:02 pm

    Gracias a todos por los comentarios.

    Queda claro que es un juego para entretenernos unas tardes de verano y luego revenderlo, o como dice Tiex y Clark, pillarlo en UK.

    Quizás los 70 pavos en este caso.nos pique a muchos…..

Deja tu comentario