Vicioplanet

Análisis Spec Ops: The Line

Clark September 5, 2012 360, Análisis, PC, PS3 7 Comments

El género shooter está lleno de típicos y tópicos, uno inventa (Epic) y los demás lo copian. Así que cuando aparece otro juego argumentando innovar y con pretensiones de distanciarse de la competencia, nuestra primera impresión es: “otra vez el mismo cuento”, la desarrolladora que nos pretende vender la moto hablando maravillas de su nuevo juego, que a la postre se traducen en más secuencias interactivas molonas y pasillos llenos de espectacularidad; ¿Cuántas veces hemos oído esto ya? Esto mismo es lo que nos sucedió cuando acudimos a la presentación del juego pero lo cierto es que Enrique Colinet y François Coulon nos bajaron rápidamente los humos al mostrarnos que aquello realmente sí era distinto a las convenciones a las que está acostumbrado el jugador del género, dejándonos ansiosos de poder meter mano a esta primera incursión de 2K en uno de los géneros más trillados de la presente generación.

Antes de nada, quisiera matizar que el juego nada tiene que ver con la franquicia Spec Ops nacida de la mano de Zombie Studios a finales de los 90, que lanzó varios títulos para compatibles y Dreamcast (Omega Squad), y posteriormente por Runecraft para Playstation después de hacerse con la licencia Take 2. Una saga de juegos bélicos con un cierto enfoque realista que iba de capa caída prácticamente desde el segundo título, hasta llegar a cancelar el que la mismísima Rockstar estaba preparando para Playstation 2. 2K Games adquirió la licencia después de que Take2 retuviera los derechos sin hacer nada desde 2001, confiando el desarrollo de esta nueva entrega titulada The Line a un pequeño estudio berlinés de lo más internacional llamado Yager Development, cuya carrera pasa por el desarrollo de un único juego que además dio el nombre al estudio, un título de combate aéreo llamado Yager (conocido fuera de Europa como Aerial Strike: Low Altitude-High Stakes) que pasó con más pena que gloria.

Spec Ops The Line Screenshot

Spec Ops The Line sigue las pautas marcadas por Marcus Fénix y su pelotón Delta en cuanto a cámara (tercera persona situada al hombro del jugador), uso de coberturas, sistema de combate e incluso control, pero eso es lo de menos, puesto que el factor psicológico y argumental que aporta el título es lo que realmente le permite diferenciarse del resto. Ambiciosos en su narrativa, Yager ha tratado de plasmar la auténtica cara de la guerra, este descenso a los horrores bélicos y las repercusiones que tiene en los soldados, no solo físicas, sino psicológicas y morales, que afectarán a su personalidad, algo que va más allá del típico héroe anónimo y sin carisma de un Call of Duty (en este aspecto, la bandera americana plantada al revés en el menú del juego ya nos transmite un mensaje serio y maduro). La base de la obra literarias de Joseph Conrad, El Corazón de las Tinieblas, y su adaptación cinematográfica de Coppola con Apocalypse Now, es más que evidente, y quien la haya leído verá en el juego una enorme similitud en su guión (cambiando África, o Vietnam en el film, por Dubai), así como de películas como La Chaqueta Metálica; algo que los propios desarrolladores han mencionado como fuente de inspiración en términos argumentales.

El juego nos pone en la piel del capitán Martin Walker, líder de un equipo de los Delta Force con el objetivo de localizar al Coronel John Konrad (esto sí es un homenaje a la novela), un oficial del 33º pelotón de infantería a quienes se da por muertos después de ser enviados para evacuar a los habitantes de Dubái, después de ser arrasada por las tormentas de arena y ocupada por piratas del desierto, delincuentes y militares renegados. Un escenario único, lleno de personalidad, donde se desarrolla toda la acción y que se convierte en protagonista secundario focalizando toda la atención de la aventura, una historia que pretende ir un paso más allá del bueno que salva a la chica y al mundo, con alguna que otra sorpresa, giros argumentales, decisiones que afectan al porvenir de la trama (con varios finales), y un guión soberbio que nos hará vivir cosas que no son lo que parecen, y es que en esta aventura, lo bueno y lo malo está lo suficientemente difuminado como para tratar de confundir.

Spec Ops The Line Screenshot

Pese a la linealidad que acompaña a este tipo de juegos, en Spec Ops: The Line han pretendido desviarse ligeramente de esta tónica, y en determinadas ocasiones plantean disyuntivas al jugador que pueden influir en el desarrollo de la trama. No habrá cambios en el argumento pero sí elecciones que provocan cambios más adelante en la historia, justo cuando ya no nos acordábamos de haber tomado esa decisión. Es de agradecer que los escenarios escondan rutas alternativas para flanquear a los enemigos y evitar un enfrentamiento directo que, en algunos casos, es bastante suicida.

Con la tendencia hoy en día de focalizar toda la atención en el multijugador, resulta difícil encontrar un juego con una campaña apetecible (el ejemplo más claro y reciente lo tenemos en Ghost Recon: Future Soldier). Yager ha puesto todo su empeño para que la experiencia en solitario sea lo más divertida y profunda posible, y ciertamente lo consiguen con buena nota. La historia principal nos lleva a lo largo de 15 capítulos de una duración estándar de 7-8 horas (os recomiendo que empecéis en normal o difícil) con un ritmo sencillamente impecable y sin hacerse repetitivo en ningún momento. Puede que las situaciones no se alejen demasiado de las convenciones habituales: misión de francotirador, momento de torreta en un vehículo, defender una posición, proteger a los compañeros e incluso ciertos momentos de sigilo; pero lo cierto es que el juego es bastante variado y de lo más divertido, con momentos verdaderamente memorables como los vividos en medio de tormentas de arena. Las escenas cinemáticas aparecen justo cuando son requeridas, sin abusar, además de ofrecer una buena transición entre ellas y la acción. Para acabar de adornar esta experiencia individual, se ofrece una maravillosa opción cooperativa (ya disponible mediante un DLC completamente gratuito) que invita a disfrutar de la campaña con un amiguete.

Spec Ops The Line Screenshot

En términos jugables, como ya he mencionado anteriormente, el juego bebe de esa fuente inagotable que es Gears of War, y hasta se aprecian matices de esa maravillosa saga de Naughty Dog llamada Uncharted, lo que se traduce en una accesibilidad inmediata. El control es excelente y tan solo ciertas imprecisiones a la hora de cubrirnos, que podrían haberse pulido un poco más, enturbian el apartado: como ese  botón que no aparece cuando más necesitas cubrirte o la ausencia de un salto de coberturas. Como ya viene siendo habitual en muchos juegos TPS (third person shooter), se incluye un pequeño componente táctico para interactuar con nuestros compañeros de pelotón e indicarles a qué enemigo atacar, un sistema de órdenes simplón y con escasa profundidad que podría haber dado más de sí.

El uso de la arena como elemento jugable ambiental nos trae una mecánica distinta y, hasta cierto punto, fresca en el género, aunque no consigue tener la importancia que se esperaba. El polvo que levantamos al lanzar una granada en el desierto no tiene más repercusión que una clásica granada de humo, y la arena que se desprende al disparar un ventanal estratégicamente colocado para enterrar al grupo de enemigos es meramente anecdótica. Esa es toda la interactividad con el entorno que encontramos en el juego (algo decepcionante para lo que esperábamos) y precisamente de estas dos situaciones se aprovecha el multijugador.

Spec Ops The Line Screenshot

Hablando de temas más técnicos, el juego usa el archifamoso y explotado Unreal Engine 3. Los problemas de este motor gráfico (lenta carga de texturas) están presentes en el título, por mucho que el equipo lo tuviera presente y haya tratado de disimularlo muy hábilmente. El ambiente paradisíaco de Dubái, con esos icónicos y sofisticados rascacielos en pleno desierto, encaja perfectamente con lo que se pretendía explicar, y se nota el esfuerzo en dotar de personalidad a la ciudad y convertirla en un auténtico cementerio de arena con ese ambiente post-apocalíptico: edificios inclinados, centros comerciales y complejos hoteleros de lujo abandonados (con una pista de tenis suspendida en lo alto de una de sus terrazas), cristaleras reventadas por la arena, yates medio enterrados por la arena, etc. El diseño de decorados es sencillamente brutal (aquí se notan esas tres semanas de documentación del equipo de arte en la propia ciudad) y, tal como comentaba con anterioridad, consigue que el juego no se haga repetitivo en ningún momento. Buenos modelados de los personajes, con buenos detalles en el deterioro físico a medida que avanzan por ese infierno bélico, y unas animaciones más que notables. Una pena que muchos enemigos sean clones (algo habitual en este tipo de juegos), y además con una IA algo mejorable. Por otra parte, el apartado sonoro luce a un excelente nivel, con doblaje fantástico y una banda sonora muy acertada y de aire rockera.

Spec Ops The Line Screenshot

Es inevitable un modo multijugador en este tipo de juegos y en Spec Ops. The Line no podía faltar. Sin embargo, se aprecia algo de desgana en este apartado y se nota que en ningún momento fue su prioridad, su inclusión responde más a una exigencia de la distribuidora (2K Games) que a una voluntad de los desarrolladores. Pese a ello, resulta entretenido y consigue divertir, aunque demasiado parecido a los estándares marcados por Infinity Ward y Epic: inspirado pero poco atractivo sería lo que mejor lo definiría. Caos (todos contra todos), Motín (por equipos), Enlace (Dominación), Desgaste (Dominación) o Punto de encuentro, para un máximo de 8 jugadores, con las ya habituales clases, niveles, armas y equipamiento. En este aspecto quisiera destacar la modalidad “Enterrado”, una especie de captura la bandera en el que cada equipo debe destruir el contenedor de arena del bando contrario. La principal gracia radica en aquellos escenarios exteriores, donde pueden sucederse tormentas de arena sin previo aviso que, además de dificultar la visibilidad, inutilizan temporalmente el radar. Por otro lado, esta modalidad se olvida, en cierto modo, de los pilares creativos del juego y sus mecánicas, resultando un apartado algo distinto a la campaña.

El mejor multijugador competitivo es aquel que invita y motiva a ser jugado, creando una gran legión de jugadores y aportando longevidad y frescura al título. Está claro que no es el caso de Spec Ops: The Line, donde a día de hoy, apenas dos meses desde la salida del producto, no hay prácticamente nadie en las salas de juego. Cierto es la dificultad a la hora de competir con pesos pesados de la talla de Call of Duty, Battlefield o Gears of War, pero si además no hay rastro de un mínimo de ímpetu, el resultado no debería sorprender a nadie.

 YouTube Preview Image

Sobresaliente apartado artístico, con una ambientación alucinante
Fantástica campaña, alejada de lo ordinario
La evolución de los personajes
Buena variedad de situaciones, consiguiendo que no se vuelva repetitivo en ningún momento
Muy, pero que MUY, rejugable
Maravilloso ese modo cooperativo incluido vía DLC de forma totalmente GRATUITA

Multijugador con poca garra
Sistema de órdenes con escasa profundidad
El uso de la arena no tiene la repercusión esperada
Ciertas imprecisiones en el uso de coberturas

VALORACIONES

Spec Ops: The Line no ha venido a cambiar el género pero sí viene con ganas de diferenciarse del resto. Un juego que no pretende glorificar al héroe anónimo de turno que salva al mundo, sino que se preocupa de ofrecer una implicación moral a quien está al mando y de transmitir esas sensaciones y penurias del infierno que es la guerra, hasta conseguir una inmersión total por parte del jugador.

Una de las más gratas sorpresas del año, sobretodo para los amantes del género, que se encontrarán con un título bien cuidado, pulido y de lo más divertido, con una campaña que se aleja de los cánones impuestos por los Call of Duty y sus eventos scriptados (y flipados, dicho sea de paso), o por esas absurdas oleadas de enemigos que se traducen en hacer el touchdown de tu vida, es decir, llegar al punto indicado en el mapa antes de que te alcancen. Yager Development arriesga en su propuesta y muestra las pautas de lo que debería ser una buena campaña, de la misma forma que ya hiciera el gran Toshihiro Nagoshi con el reciente y genial Binary Domain. Lástima de ese descafeinado multijugador que le impide competir de tú a tú con los más grandes.

Spec Ops The Line Screenshot

Comparte este artículo!

Acerca del Autor

Técnico informático titulado y veterano jugón desde tiempos ancestrales. Empezó sus andanzas con un MSX SONY HIT-BIT que le regalaron sus padres a la temprana edad de 6 años y la Atari de su primo. Posteriormente vinieron la NES, con la que pasó sus mejores momentos junto con su hermano, SuperNes, MegaDrive, N64, Dreamcast, etc., hasta las actuales de nueva generación (PS3, 360 y Vita). Administrador de esta humilde morada y coleccionista enfermizo de videojuegos retro

7 Comentarios

  1. David September 5, 2012 a las 9:40 pm

    un gran análisis para un gran juego. Arranca un poco lento pero en seguida te atrapa
    gran trabajo chicos

  2. Musicgare September 6, 2012 a las 6:42 am

    comparto la misma opinión del análisis. Una campaña bestial que se escapa de lo habitual
    El doblaje me ha encantado, es de agradecer que pongan tanto empeño ahí
    aunque un par de horitas más no le hubiera venido nada mal ;)

  3. Aleix September 6, 2012 a las 7:42 am

    grandísimo análisis Clark. Un juego de lo mas recomendable.
    Quizá no tenga el carisma de Gears of War pero le mea en la cara a muchos del género

  4. Skyguso September 6, 2012 a las 4:05 pm

    Muy buen análisis amigo. La verdad es que no me llamaba mucho la atención el juego pero has conseguido que al menos le dé una oportunidad cuando lo vea bien de precio.

    Se agradece, y mucho, que en los tiempos que corren se intente innovar aunque sea un poco y se nos ofrezca algo distinto a lo que nos satura lanzamiento tras lanzamiento. Iniciativas así deben ser aplaudidas y apoyadas siempre.

  5. Link September 8, 2012 a las 11:01 am

    lo pillé con un poco de miedo pq no sabia lo q me iba a encontrar y la verdad es q me ha gustado mucho
    un análisis cojonudo, demostrando haberlo jugado bien

    saludos

  6. Pablo Galvan - Aparecer en google September 25, 2012 a las 2:56 pm

    Joer la verdad es que tiene buena pinta, habrá que pillarselo… hace tiempo que no juego a ningún mata mata y tengo ganas jejej

  7. JUNKIngeniero October 22, 2012 a las 11:48 pm

    Hace tiempo q quiero jugarlo pero las finanzss no ayudan mucho en este tiempo y no ha bajsdo de precio. Esperare y le echare el guante… De la demo lo q mas ma gusto su ambientacion y esa sensacion de estar en tierra de nadie. Me alegro de haberme reencontrado con esta pagina q se toma en serio los analisis. Mis felicitaciones y los seguire leyendo :)

Deja tu comentario