Vicioplanet

Análisis Syndicate

Hace ya unos cuantos años (unos 19 aproximadamente, que se dice rápido), Bullfrog Productions lanzó al mercado un título de estrategia llamado Syndicate. En el juego debíamos tomar el control del planeta gracias a nuestro ejército de mercenarios, que íbamos mejorando con el dinero que conseguíamos al cumplir diferentes misiones. Este juego, al igual que pasó con otras obras del estudio cofundado por Mr. Hype Peter Molyneux (sí, el de la saga Fable) como Dungeon Keeper, Theme Hospital, Theme Park o Populous, conquistó el corazón de jugones de todo el mundo, contando aún a día de hoy con una base de fans bastante importante. Como Electronic Arts (poseedora de diferentes IPs de la compañía inglesa) sabía que no eran pocos los jugadores que deseaban una nueva entrega de alguna de estas sagas, decidió adaptar una de estas a los tiempos que corren, optando por Syndicate (algo que no debería cogeros por sorpresa, y es que al fin y al cabo este párrafo que estáis leyendo es la introducción al análisis de esta nueva entrega). Pero claro, actualmente lo que se vende son los FPS, así que se decidió cambiar radicalmente el género del juego (recordad que las primeras entregas de la saga son títulos de estrategia en tiempo real).

Syndicate Screenshot

A continuación tenéis mi análisis de lo que podéis encontrar en este juego, pero antes quiero decir que en este texto voy a analizar este reboot (no el juego original) y, además, tampoco me centraré en valorar el cambio de género como tal, sólo comentaré cómo se ha adaptado el juego y si lo que se ha hecho está bien o no (siempre bajo mi humilde punto de vista, claro está).

Regreso al Futuro

Este nuevo Syndicate, desarrollado por el estudio sueco Starbreeze Studios (el mismo de los juegos de The Chronicles of Riddick y el primer The Darkness), se cambia el punto de vista del jugador, así como también el género del juego, pero la trama gira entorno a unas mismas ideas. No es que se haya aprovechado la trama directamente (es más, no controlamos al cerebro de la organización que ordena a diferentes soldados qué deben hacer, sólo a uno de estos soldados), pero no sólo se parece al original en el nombre. En el juego, que se desarrolla en un futuro no demasiado lejano, controlamos a Miles Kilo, un agente de EuroCorp equipado con el nuevo chip DART 6. EuroCorp es una de las grandes empresas (o sindicatos, de donde viene el nombre del juego) que han estado enfrentadas en su objetivo de dominar el mundo, al igual que en el original. Pero centrémonos en nuestro protagonista: Kilo empieza la historia atado y aturdido, y debe huir de sus captores antes de que éstos acaben con él para apoderarse del chip que tiene implantado en su cabeza. Tras esto, llegamos al laboratorio de Lily Draw, una científica que trabaja para Eurocorp. Tras una breve testeo del chip DART 6, se nos encomienda la tarea de buscar y eliminar a un científico de Aspari, una compañía rival que ha estado recibiendo, mediante un agente encubierto, información clasificada de Eurocorp. La trama se irá desarrollando durante la búsqueda de este espía, a la vez que intentamos sabotear las operaciones de los demás sindicatos, por lo que no voy a contar nada más de ella. Eso sí, os invito a descubrirla vosotros mismos porque pese a que el juego es un FPS, la trama es interesante (aunque algo sencilla) y, aún teniendo un desarrollo algo predecible (sobretodo en el tramo final), resulta un título con una historia interesante. Lástima que esta trama tenga un final precipitado y, como acabo de decir, sea un tanto previsible, porque había mucho potencial.

Además de todo eso, la ambientación está muy lograda, y es que realmente da la sensación de que estemos en el sitio y el momento que representado: las calles, los edificios y hasta la gente están retratadas de un modo realista y fiel, pese a tratarse de una obra de ciencia ficción. Además, la supremacía de los sindicatos se hace patente al ver el cambio evidente entre sus edificios y las ciudades en que vive la gente corriente, que parecen medio abandonadas. Es más, por momentos me ha recordado un poco a lo visto en Deus Ex: Human Revolution, y eso es bueno. Mucho. Aunque puestos a poner un pero a la ambientación, decir que aunque el original tenía una clara inspiración en el steampunk, como por ejemplo en Blade Runner, en esta entrega se ha optado por representar un futuro muy similar a lo que vimos en Mirror’s Edge, con colores claros y brillantes (que ojo, a mi me encanta, pero es cierto que en este aspecto no se ha respetado una de las cosas del original que se podían mantener prácticamente intactas). Eso sí, es innegable que el trabajo artístico realizado para este juego es sobresaliente.

¿Tendrá esta muchacha alguna relación con la japonesa de Blade Runner?

El poder de la mente

Pasando a otros temas, a nivel jugable estamos ante un FPS bastante típico, pero con la posibilidad de usar unos “poderes” que nos otorga el chip DART 6 que llevamos implantado. Estos poderes, en su mayoría, los usaremos directamente sobre nuestros enemigos (o la mayoría, porque no todos son vulnerables a ellos) con los que se nos facilitará bastante el tema. Sólo son tres poderes “principales” (que además iremos desbloqueando gradualmente a medida que avanza la trama) y alguno de apoyo, pero dan mucho juego. Y si no me creéis, aquí tenéis la lista:

  • Suicidio: hacemos que uno de nuestros enemigos se inmole para acabar con él y, con algo de suerte, con sus compañeros cercanos.
  • Sabotaje: una pequeña explosión sobre nuestros enemigos los dejará incapacitados durante unos segundos (así que no nos atacarán, y hasta es posible que queden al descubierto si se estaban cubriendo) y, mientras estén en este estado, serán más vulnerables a nuestros disparos.
  • Persuasión: uno de nuestros enemigos se pasará a nuestro bando, atacando a sus antiguos compañeros para acabar suicidándose cuando no queden enemigos en la zona… si es que no ha muerto antes.

A estos poderes principales, que podremos usar siempre y cuando tengamos suficiente Adrenalina (así se llaman unos puntos que ganaremos al eliminar enemigos, aunque pese a que a priori puede parecer similar no hay ninguna relación con lo visto en Bulletstorm) hay que sumarle la posibilidad de anular las granadas enemigas para que no detonen y poder recogerlas nosotros, devolverles los misiles que nos lancen o incluso desactivar armaduras y escudos de energía. Pero sin ninguna duda, el poder más importante que podremos usar es el de la Visión Aumentada, que nos permite analizar los escenarios (encontrando mensajes ocultos), saber dónde se encuentran los enemigos aunque estén a cubierto (aunque, eso sí, debemos haberlos visto antes para poder seguir sus pasos incluso detrás de objetos) y ralentizar el tiempo (por lo que será más fácil esquivar proyectiles, además de que causaremos más daño y recibiremos menos). Pero claro, todo tiene una pega, y es que este modo no podremos usarlo permanentemente ya que su uso viene limitado a una barra de energía que se agotará bastante rápido, pero que se recuperará sola tras unos instantes sin usar esta habilidad (vaya, algo así como la barra de energía de Crysis 2).

Otro aspecto poco común en el género es el sistema de cobertura de que hace gala el juego, y es podemos escondernos detrás de cualquier objeto. Vale, diréis que esto lo podemos hacer en cualquier FPS y razón no os falta, pero aquí (igual que en Killzone 3) el juego reconocerá que estamos tras un objeto y nos cubrirá (vaya, como sucede en los juegos en tercera persona). Mientras estemos a cubierto no recibiremos daño por disparos (o no tanto, al menos), aunque para disparar deberemos exponernos, algo que podemos hacer “a lo bruto” levantándonos sin más, o usando el apuntado que sólo expondrá parte de nuestro cuerpo. Por desgracia, no es oro todo lo que reluce, y es que hay que matizar que este sistema de coberturas no es infalible y, en ocasiones (no demasiadas, pero sí más de una y de dos), el juego nos dejará vendidos al estar tras una cobertura porque el movimiento del arma se realizará pero no el de la cámara o viceversa. Vale, este fallo se arregla apartándonos del muro y volviéndonos a acercar, pero no deja de ser molesto por ello. Pasando a otro aspecto jugable poco común y que me ha sorprendido es que gracias al uso del chip DART 6 nos encontraremos con sencillos puzzles que habrá que resolver para poder continuar con nuestra aventura, como mover ascensores para crearnos plataformas o redirigir la electricidad para abrir puertas. No son demasiado abundantes, pero se agradece que estén presentes porque ayudan a hacer el juego un poco más variado y proporcionan unos momentos de tranquilidad a un título bastante frenético, pero todo ello sin cortar el ritmo demasiado, algo importante. Por desgracia hay otras partes que cortan mucho más el ritmo del juego, y eso que a priori no debería ser así: hablo de los enfrentamientos con los jefes finales (generalmente representados por agentes especiales de otros sindicatos), que en ocasiones serán largos y tediosos, además de presentar una dificultad más desajustada que el resto  del juego. Y es raro, porque lo cierto es que, en general, la curva de dificultad está muy bien implementada y el reto va creciendo progresivamente, más o menos a la par que nuestra habilidad.

Eso sí, un aspecto que no admite ninguna queja es el del arsenal que encontraremos en el juego. No sólo porque haya varios tipos de armas (pistola, revólver, escopeta, subfusil…), sino por su diseño y, sobretodo, su rendimiento. ¿Por qué digo esto? Pues la primera parte (diseño) la digo desde el punto de la coherencia con la ambientación del juego, porque a nivel estético son versiones futuristas de armas actuales, pero en un sentido “limpio”, claro y funcional, en vez de optar por representarlas con multitud de lucecitas de colorines y rayitos láser al más puro estilo HALO (que ojo, no digo que eso sea mejor o peor puesto que es otra manera de interpretar el futuro y su armamento, sólo que no encaja con la ambientación que aquí se intenta representar). Lo segundo (sobre rendimiento) lo comento porque no sólo las armas actúan sobre nuestros enemigos de la manera que cabría esperar (por ejemplo la escopeta es devastadora en las distancias cortas, pero muy ineficaz para atacar a enemigos lejos de nosotros. Por contra, el rifle de francotirador se muestra perfecto para acabar con enemigos distantes pero, debido a la lentitud que le proporciona su sistema de cerrojo no es recomendable para atacar a enemigos cercanos), sino que además muchas de ellas tienen disponible un disparo secundario muy interesante (en general ayuda a suplir las carencias de ése arma, como por ejemplo una ráfaga de balas para la pistola, un lanzagranadas de gran potencia para un rifle de asalto o unas balas que seguirán a un objetivo marcado previamente, incluso cuando éste se encuentre tras un obstáculo). Este disparo secundario, además, al activarse cambiará la manera en que nuestro personaje  empuña el arma (generalmente la girará ligeramente para acceder a una mirilla lateral, pero en otras ocasiones acercará la cámara al cañón, por ejemplo), lo que da al juego gran vistosidad.

Vestida para matar

Pasando a unos aspectos más técnicos, decir que gráficamente el juego no está nada mal, y es que se ha puesto mimo en recrear escenarios y personajes, pero hay que puntualizar que podría dar bastante más de sí. Un detalle muy curioso es que gracias al chip que tenemos implantado en nuestro cráneo recibiremos muchísima información de los objetos que nos rodean. No es que aporte nada a nivel jugable, porque sólo se nos indicará a qué objeto hace referencia y cómo se llama, pero ver todo de iconos en algunas salas da un acabado muy interesante. Y siguiendo esta línea, decir que el HUD del juego es muy interesante, integrando parte de la información con el propio juego (vaya, como en Dead Space 2, pero no tan llevado al extremo, porque pese a que la información de tipo de disparo y munición esté integrada en el arma, algunos marcadores como el de Adrenalina o los poderes que tenemos disponibles serán externos a la acción y se mostrará siempre en una esquina de la pantalla).

Los emplazamientos que visitaremos son amplios y detallados, así como coherentes y variados. Por ejemplo, las instalaciones de un sindicato muestran chismes de alta tecnología por doquier, así como los barrios marginales de una ciudad muestran escombros, mugre y graffitis en abundancia. Los personajes están bien modelados y se muestran bastantes simultáneamente sin problemas, pero el juego adolece de tener poca variedad de enemigos, y es que sólo hay un modelado (o tal vez dos) para un mismo tipo de enemigo (bueno, realmente hay uno por tipo y sindicato, pero a la práctica veremos ejércitos de clones porque en casi todo el juego nos enfrentaremos a un mismo sindicato y no es hasta bien avanzado el juego que no veremos dos sindicatos a la vez). Eso sí, además de estar bastante bien hechos, estos enemigos mueren de manera muy espectacular, haciendo uso de unas físicas más que correctas y unas muertes salvajes (desde enemigos que morirán electrocutados hasta incinerados, pasando por una variedad bastante amplia de desmembramientos diferentes). Las animaciones son correctas, tanto de enemigos como del protagonista, pero algunas de ellas se repiten bastante (hablo de las ejecuciones, que sólo veremos 2 o 3 distintas en todo el juego) y, en ocasiones, dan algún error (depende de la posición en que esté el enemigo cuando lo ejecutamos, o incluso de su localización, podemos ver como personajes se teletransportan unos metros o cambian de postura mágicamente). Aparte de esto, decir que aunque los efectos están cuidados y la iluminación es muy correcta, se ha aplicado una especie de filtro que puede resultar muy molesto puesto que hace el juego muy brillante, demasiado. Ah, y aparte de esto, un defecto grave que tiene el juego es que, en ocasiones, se verán elementos que van a trompicones, con animaciones poco fluidas (como si tuviese problemas de lag), y es que pese a que el juego no presenta ralentizaciones evidentes, sí que hay objetos concretos que las muestran. Pero ya digo, sólo un objeto de los que se muestran en pantalla, mientras que el resto de elementos se muestran a ritmo normal. Decir que es horrible es quedarse corto, porque ver cómo un vehículo de transporte se aleja dando tirones mientras los soldados que ha dejado en tierra se mueven normal es extraño… y feo. La IA tiene sus más y sus menos, puesto que en ocasiones los enemigos se comportarán de forma realista (atacando en grupo, intentando rodearnos, buscando coberturas, etc.), pero en otras se quedarán quietos al descubierto intentando acabar con nosotros cual Rambo.

A nivel sonoro el juego cumple con un doblaje cuidado, aunque en inglés. Lástima que los subtítulos de los diálogos sean muy pequeños , haciendo que en ocasiones sean difíciles de leer incluso en televisores HD. Este problema del tamaño de la letra afecta también al resto de menús, y es especialmente sangrante en la información que almacenaremos en nuestra “enciclopedia” personal llamada Infobank, en la que aparecerán textos que nos contarán datos de armas, localizaciones, personajes o hechos del pasado. Los efectos de sonido tampoco están nada mal, destacando el sonido de las diferentes armas. Por último, decir que la banda sonora está compuesta por temas de música electrónica, varios de ellos creados por artistas de renombre como Skrillex y mi adorado dúo alemán Digitalism, algo que le queda como un guante al título.

El juego, por desgracia, es corto. Mucho. No es que dure tres horas, pero tampoco deberíamos tener problemas para acabar el juego en unas 6 (tal vez 7) horas el modo historia. Por suerte, eso sí, el juego cuenta con un modo multijugador cooperativo que podemos jugar con hasta 3 amigos on-line (podemos jugarlos solos incluso, pero no existe modalidad local y aunque intentemos completarlos sin ayuda deberemos estar conectados a los servidores de EA. Eso sí, por suerte esta entrega no cuenta con el controvertido Pase On-line, así que cualquiera puede acceder al juego multijugador). Si bien este modo no es especialmente largo (sólo cuenta con 10 mapas que se pueden completar en unos 15 o 20 minutos cada uno, y además si son jugados en compañía no deberían suponer demasiado reto), sí que es muy divertido y suficientemente entretenido como para querer rejugar los mapas. Además, como curiosidad decir que estos niveles nos muestran misiones del Syndicate original adaptadas al tipo de juego de este reinicio de la saga. Estas misiones tienen objetivos diferentes (algunas de ellas nos proponen eliminar a todos los enemigos, otras nos piden que recuperemos unos objetos, otras que eliminemos a un miembro concreto del sindicato enemigo…). Además, en este modo iremos ascendiendo de rango y con los puntos que obtengamos a lo largo de nuestras partidas, podremos comprar y mejorar nuevas habilidades para el chip DART 6, así como también podremos mejorar las diferentes armas del juego. Y es más, hasta tendremos un árbol de habilidades mejorable (algo presente en el modo individual), pero más amplio y completo, mostrando muchas habilidades únicas. Por desgracia, aunque los 4 protagonistas de este modo tienen mucha carisma, no aportan ninguna diferencia jugable (no tienen ni características únicas ni habilidades propias, pese a que los diferentes diseños puedan indicar lo distinto). El problema de este modo es que en caso de querer jugar una partida rápida con desconocidos, es muy difícil encontrar partida a la primera, y no se si es porque apenas hay gente jugándolo o porque el sistema está mal hecho. Sea como fuere, es una lástima, ya que perderemos mucho tiempo en buscar partida. Un último apunte que quería hacer antes de terminar el análisis de este juego es que no sé exactamente a qué es debido, pero en algunas partidas multijugador el sonido del juego lo he notado mucho más bajo de lo normal, pero al terminar la propia partida se oía correctamente…

YouTube Preview Image



La ambientación, aunque difiera de la del original, está muy lograda

El arsenal y las habilidades aportan personalidad al juego

La trama, aunque es algo previsible y tiene un final precipitado, es interesante

El modo multijugador es muy divertido

Extraños fallos gráficos (animaciones mal enlazadas, elementos que van a tirones…) y filtro molesto

Modo para un jugador corto, y si sólo queremos completar una vez el modo multijugador no alargará demasiado la vida del juego

Combates contra jefes finales, cansinos y con una dificultad algo desajustada

VALORACIONES

Syndicate no es una obra maestra. Es más, podríamos decir que no es el mejor juego de Starbreeze Studios, que nos tienen acostumbrados a títulos sobresalientes, pero no por ello deja de ser un juego notable. No es el juego más largo que podamos encontrar en el mercado, siendo incluso más corto que la media del género, pero gracias a la trama (aunque algo previsible), unos personajes interesantes y un modo cooperativo la mar de entretenido tenemos juego para rato. Por si esto no fuera suficiente, gracias al arsenal del juego, su ambientación y su uso de los poderes adquiere una personalidad propia pese a las claras (y notables) influencias de otros grandes juegos, tanto a nivel de mecánicas como a nivel visual. Además, su presentación, aunque tenga algunos aspectos mejorables (repetición de enemigos, animaciones repetitivas, fallos gráficos) y otros más cuestionables (ese filtro que lo hace tan luminoso y brillante no es un acierto, la verdad), resulta muy convincente, tanto a nivel gráfico como sonoro. Por tanto, sólo me queda decir, una vez más, que es un título recomendable a todo aquél amante de la acción que busque una experiencia algo distinta a lo que vemos normalmente en uno de los género más explotados en esta generación.

A través de nuestros amigos de TusJuegos.com tenéis disponible el juego a un 50% de Dcto hasta el próximo viernes 30. Os invitamos a echarle un vistazo aquí

Comparte este artículo!

Acerca del Autor

13-1-1991. Barcelona. Mente enferma cuya principal afición (aunque prácticamente se ha convertido en una obsesión) es el mundo del videojuego. Empecé mis andadas con una SNES y una Atari Lynx, y actualmente le doy un poco a todo (retro y actual, aunque la consola que más horas me roba es la Xbox 360), sintiendo especial predilección por las ediciones importadas (Japonesas principalmente)

8 Comentarios

  1. Merkyt March 24, 2012 a las 11:50 am

    yo lo veo como otro shooter más. La gente tampoco habla mucho de él…

    • Scope131 April 10, 2012 a las 8:53 pm

      Primero de todo, gracias por tu comentario.

      Dicho esto, debo decir que es cierto, no se está hablando mucho de él, pero no por ello un juego tiene que ser malo… 😉

  2. Aleix March 24, 2012 a las 1:24 pm

    gran análisis de un buen juego q ha pasado algo desapercibido
    yo me he divertido mucho con él, y como tu se me ha hecho corto

    • Scope131 April 10, 2012 a las 8:55 pm

      ¡Gracias por tus palabras! 🙂

      Es un juego muy divertido, y aunque es corto su cooperativo es muy entretenido. Por desgracia, como creo que ya he dicho, el juego tiene sus fallos y parece ser que por culpa de eso (entre otros factores) la gente lo ha ignorado bastante, lo cual es una verdadera lástima…

  3. Musicgare March 25, 2012 a las 9:26 am

    el juego no está nada mal, la verdad. Ni es la panacea, ni tampoco es un juego mediocre. Voy por la mitad y me está gustando bastante, la verdad, aunque considero que no es para pagar 70€ por él
    buen análisis x cierto, refleja el espíritu del juego

    • Scope131 April 10, 2012 a las 8:57 pm

      Gracias por tu comentario… 😉

      Es un juego muy correcto, aunque igualmente mejorable. Pero divierte, que es lo importante, así que conmigo ha cumplido. Eso sí, como bien comentas, 70 € por este juego se me antoja un precio elevado.

  4. Fernanda December 25, 2016 a las 2:12 am

    Hola chicos, hasta ahora empiezo a jugar y quería saber si alguien me podría decir cómo hago para no caerme en la primera misión ya que siempre me caigo

Deja tu comentario