Vicioplanet

Análisis Unit 13

Clark May 9, 2012 Análisis, PSVita 1 Comment

Unit 13 es uno de los títulos de lanzamiento de la nueva PSVita que más expectación ha creado, no tanto por la calidad que atesora (que ya lo comentaremos a continuación) sino por ese principal reclamo que supone, que no es otro que ese segundo stick analógico de la consola, un accesorio que todos echamos de menos en la anterior PSP, e indispensable para un juego de su categoría.

Los estadounidenses de Zipper Interactive, conocidos por sus trabajos en la saga SOCOM, han sido los encargados de este estreno del género shooter en la nueva maravilla portátil de SONY, y no es de extrañar que este Unit 13 herede ese estilo de la serie mencionada y resulte de lo más parecido. Se trata de un shooter en tercera persona con coberturas y un interesante componente táctico, marca de la casa.

El juego prescinde de cualquier justificación argumental que hilvane las cerca de 40 misiones, más allá de la clásica guerra entre Estados Unidos y Oriente Medio, por lo que no os esperéis una trama o un vínculo narrativo entre las misiones, ya que únicamente oiremos la voz de una chica que nos informará los objetivos de cada misión. Ideal para una portátil y para echarse una partidita rápida en cualquier momento del día.

El título nos pone en la piel de una unidad especial de asalto encargada de realizar operaciones secretas, llamada Unidad 13, compuesta por unos tipos duros que en ningún momento nos sentimos identificados, cada uno especialista en su campo y con sus propias características y armas: técnico, francotirador, infiltrado, artillero, comando o explorador. Antes de cada misión debemos seleccionar qué personaje usaremos para ejecutarla, y aunque siempre se nos recomienda el más adecuado para afrontarla, esto quedará a nuestra elección. Una elección que repercutirá durante el juego, ya que si se trata de una misión de infiltración, donde el sigilo es fundamental, y hemos seleccionado el artillero, entrando sin miramientos y haciendo ruido, es bastante probable que la misión no acabe bien. Cada soldado tiene un arma larga, una corta y un tipo de explosivo, así como sus propios atributos (mayor resistencia a las balas, más silencioso, potencia de fuego, velocidad, etc.). Para añadir un componente estratégico interesante, a medida que usemos un personaje este va subiendo de nivel mientras adquiere armamento nuevo y los clásicos accesorios (miras, silenciadores, etc.), lo cual le añade esa rejugabilidad que le viene como anillo al dedo.

Estas misiones son de lo más variadas desde operaciones de sigilo (encubierta), contrareloj, acción directa (disparando a todo el que se cruce en nuestro camino) e incluso unas llamadas Élite en las que no tenemos puntos de control y la vida no se genera sola descansando, sino que solo se regenera en ciertos puntos del mapa después de completar un objetivo. Al superar la misión se nos puntúa con hasta cinco estrellas para desbloquear los desafíos clave (inaccesibles de entrada), que no son más que siete de las misiones principales, simplificadas y modificadas lo suficiente para inyectar esa sensación de novedad, con unos objetivos determinados al azar que nos invitan a ir directamente  al grano; acción directa y sin complicaciones. Por último me gustaría destacar los desafíos diarios, misiones que nos proponen diariamente y que añade una buena rejugabilidad al título.

En cuanto a los modos multijugador, tan solo tenemos el divertidísimo modo Cooperativo, que nos invita a pasarnos las mismas misiones con un amiguete, y los marcadores que el juego va descargando con las puntuaciones de nuestros amigos, que una vez más sirve para picarnos e intentar superarlos. En este sentido, es admirable el resultado que alcanza, que repitamos una y otra vez las misiones encantados de la vida. Si bien es cierto que echamos en falta algún modo multijugador competitivo, si hubieran puesto los típicos también lo hubiésemos criticado.

Jugabilidad

Pero vayamos a lo que nos interesa, ¿qué tal van esos dos sticks analógicos? La respuesta es tan sencilla como rotunda, tremendamente bien. Es una gozada disfrutar de un shooter en una portátil del mismo modo que en una consola de sobremesa, con ese stick derecho para mover la cámara. En este sentido, la vista en tercera persona le va que ni pintado. Disponemos también de opciones táctiles para desactivar explosivo, lanzar granadas o saltar coberturas sin que tengamos que apartar los dedos de los controles. Es importante la presencia del radar que nos facilita enormemente las cosas, sobretodo en las misiones de infiltración (se nota la inspiración divina de Metal Gear Solid).

La Inteligencia Artificial es aceptable en líneas generales. El comportamiento de los soldados recuerda mucho, nuevamente, a la franquicia de Hideo Kojima. Si nos oyen, un indicador amarillo nos marca que indagarán un poco a ver qué sucede; si nos ven, directamente se pondrán a disparar con una puntería exageradamente fina. Aunque lo cierto es que podría estar más trabajada, ya que en ocasiones pasan por nuestro lado y ni nos ven, por no mencionar ciertos comportamientos un tanto ridículos.

Gráficamente tenemos un juego desarrollado bajo Unity, un flexible motor gráfico pensado para plataformas móviles. El resultado no es para tirar cohetes y está claro que no exprime las capacidades de la máquina, aunque cumple bien su cometido, con un diseño artístico que recuerda mucho a la serie SOCOM.

Es de agradecer el genial doblaje a nuestro idioma (aunque solo sea para escuchar la preciosa voz en off al inicio de las misiones), que como en todos los títulos del catálogo de SONY, luce a un gran nivel. Los distintos efectos sonoros de las armas y explosiones, así como los casquillos de las balas, son notables; y las melodías que se escuchan de fondo son irrelevantes y pasan muy desapercibidas.

YouTube Preview Image

Buena adaptación al nuevo control táctil y a los dos sticksBuenas opciones para rejugarloVariedad de situaciones Ligeras caídas en la tasa de framesTiempos de cargaIA mejorable

Ausencia de multijugador competitivo

VALORACIONES

Puede que Unit 13 no esté a la altura de los shooters más hardcores del panorama, quizá le falte algo de frenetismo y espectacularidad para mirar de tu a tu a colosos como Call of Duty o Killzone, pero mientras estos no lleguen es un buen título para ir abriendo boca y probando el tan ansiado segundo stick analógico. Cumple sobradamente su papel de partida rápida que le pedimos a una portátil y en esa introducción que mencionábamos de los dos sticks para una plataforma portátil, augurando un buen futuro para el género.

Probablemente será más recordado por esto último que por su calidad, ya que no supone nada revolucionario (incluso es mejorable en varios aspectos) y se nos queda un poco justo de opciones, sin embargo nos hará pasar muy buenos ratos en el bus, recreo, antes de ir a dormir y, por qué no, también en el lavabo.

Comparte este artículo!

Acerca del Autor

Técnico informático titulado y veterano jugón desde tiempos ancestrales. Empezó sus andanzas con un MSX SONY HIT-BIT que le regalaron sus padres a la temprana edad de 6 años y la Atari de su primo. Posteriormente vinieron la NES, con la que pasó sus mejores momentos junto con su hermano, SuperNes, MegaDrive, N64, Dreamcast, etc., hasta las actuales de nueva generación (PS3, 360 y Vita). Administrador de esta humilde morada y coleccionista enfermizo de videojuegos retro

1 Comentario

  1. Miyagi May 9, 2012 a las 2:32 pm

    me esperaba algo así, la verdad. Cuando se habla mas de ese segundo stick que del juego en sí, mala señal

Deja tu comentario